Washington, DC, 22 de abril de 2014 (OPS/OMS).- El exdirector y director emérito de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), Sir George Alleyne, encabezó una discusión sobre el valor de la inversión en salud hoy en día, cuando compartió las conclusiones del reciente informe de la Comisión Lancet "Salud Global 2035: un mundo que converge en una generación".

El informe señala que la inversión facilitará mejoras notables en la salud mundial para el año 2035. Contiene cuatro mensajes clave, cada uno acompañado por oportunidades para la acción de los gobiernos nacionales de los países de bajos y medianos ingresos, y por la comunidad internacional:

  • Existe una enorme recompensa de invertir en salud
  • Una "gran convergencia " en salud se puede lograr dentro de nuestra vida
  • Las políticas fiscales son una palanca potente y subutilizada para torcer la curva de las enfermedades no transmisibles y las lesiones
  • El universalismo progresivo, un camino hacia la cobertura universal en salud, es una forma eficaz de lograr la protección sanitaria y financiera

Alleyne señaló que el Informe sobre el Desarrollo Mundial Invertir en Salud de 1993, considerado controversial en su momento, fue el primer reporte de salud importante del Banco Mundial apuntado hacia los ministros de Finanzas. Se propuso que la salud debe ser considerada como una inversión necesaria para asegurar el desarrollo socioeconómico sostenible a largo plazo.

El nuevo informe de la Comisión Lancet analiza cuán lejos ha llegado el mundo 20 años más tarde y qué ha cambiado. La Comisión fue presidida por Lawrence Summers y Dean Jamison, arquitectos principales del informe de 1993, e incluye al director emérito de la OPS/OMS, entre otras figuras destacadas de la salud pública, la economía y pensadores financieros.

Los miembros de la Comisión enfocaron su trabajo en cómo los países de bajos y medianos ingresos y sus asociados para el desarrollo deberían centrar las inversiones futuras en materia de salud para hacer frente a la compleja serie de retos que se enfrentan. Estos incluyen enfermedades infecciosas, las no transmisibles y las lesiones, así como las amenazas emergentes, tales como la resistencia a los antimicrobianos, las nuevas pandemias y el cambio climático global.

Alleyne destacó el papel fundamental de los gobiernos en la prestación de salud y el establecimiento de entornos propicios para que las personas puedan tomar las decisiones de salud "correctas". Al mismo tiempo, señaló que "hemos subestimado el papel de la sociedad civil y del sector privado" en la búsqueda por promover mejores posibilidades de salud para todos.

La Directora de la OPS/OMS, Carissa F. Etienne, cerró el debate subrayando que sólo será posible la cobertura universal en salud cuando se alcance a las personas más desprotegidas de la sociedad. Señaló sentirse "alentada por el hecho de que todos hablamos el mismo idioma. Todos estamos de acuerdo en la salud como un derecho humano; en la necesidad de seguridad en salud, solidaridad y equidad; y en la importancia de la sociedad civil, la cooperación intersectorial, y los determinantes sociales de la salud".

Acceda al informe de la Comisión Lancet "Salud Global 2035: un mundo que converge en una generación"