Campaña Calles para la vida pide límites a 30 km/h para asegurar ciudades seguras, saludables, verdes y habitables

17 Mayo 2021
Imagen de cuatro mujeres afrodescendientes sonriendo y mostrando carteles con un corazón con el número 30 en medio.

Hoy marca el inicio de la Sexta Semana Mundial de la Seguridad Vial de las Naciones Unidas, que destaca los beneficios de las calles de baja velocidad en las zonas urbanas y pide a los responsables políticos que limiten las velocidades a 30 km / h (20 mph) en las calles donde peatones, ciclistas y quienes están en mayor riesgo, se mezclan con el tráfico motorizado.

Cada año, más de 1,3 millones de personas mueren en siniestros de tráfico, lo que significa, una persona cada 24 segundos. La velocidad excesiva es el centro del problema de traumatismos causados por el tránsito, y 1 de cada 3 muertes en carretera en los países de altos ingresos se le atribuye a la velocidad. Se estima que el 40-50% de las personas conducen por encima del límite de velocidad permitido, y cada aumento de 1 km / h en la velocidad resulta en un incremento del 4-5% en choques fatales. El riesgo de muerte y lesiones disminuye considerablemente cuando se reduce la velocidad.

Desde principios de 2020, la movilidad ha disminuido en términos generales debido a los confinamientos por COVID-19 y a las personas que trabajan desde casa. Esto ha provocado menos colisiones de tráfico; sin embargo, el número de víctimas mortales no ha disminuido en la misma proporción, porque las personas conducen a velocidades más altas.

“Necesitamos una nueva visión para crear ciudades seguras, saludables, verdes y habitables”, señala el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Las calles de baja velocidad son una parte importante de esa visión. A medida que nos recuperamos y reconstruimos del COVID-19, hagamos las carreteras más seguras para un mundo más seguro ".

“Muchos de nosotros en todo el mundo estamos tomando las calles y exigiendo un cambio”, afirma Zoleka Mandela, Embajadora Global de la Iniciativa de Salud Infantil. “Queremos velocidades bajas, queremos calles habitables y comunidades donde podamos caminar con seguridad, donde nuestros hijos puedan llegar a la escuela ilesos. Pedimos límites de velocidad de 30 km / h. Más de 30 es una sentencia de muerte ". La Sra. Mandela, nieta de Nelson Mandela, perdió a su hija de 13 años, Zenani, en un siniestro de tráfico en Sudáfrica en el 2010.

El Dr. Tedros y la Sra. Mandela se han unido a los líderes de muchas agencias de la ONU e internacionales, organizaciones de la sociedad civil, fundaciones y empresas privadas para firmar una Carta Abierta que hace un llamado para establecer límites de velocidad de 30 km / h en ciudades de todo el mundo y destaca la necesidad esencial y urgente de hacerlo para lograr la meta de la Década de Acción para la Seguridad Vial 2021-2030 y los Objetivos Globales en general.

La Declaración de Estocolmo sobre Seguridad Vial de febrero de 2020 refleja la determinación de los Estados Miembros de abordar la gestión de la velocidad como una intervención clave de seguridad vial, en particular para “fortalecer la aplicación de las leyes para evitar el exceso de velocidad y exigir una velocidad máxima de viaje en carretera de 30 km / h, según corresponda en zonas donde los usuarios viales mas vulnerables y vehículos se mezclan de manera frecuente y planificada… ” La Declaración de Estocolmo subraya que los esfuerzos para reducir la velocidad tienen un impacto beneficioso en la calidad del aire y el cambio climático, además de ser vitales para reducir las muertes y lesiones por siniestros de tránsito.

La Declaración de Estocolmo basó su llamado a las calles de baja velocidad en estudios de las últimas décadas en ciudades como Graz, Austria; Londres, Reino Unido; Nueva York, Estados Unidos; y Toronto, Canadá, que indicaron que los límites y zonas de velocidad de 30 km / h produjeron reducciones, a menudo significativas, en siniestros de tránsito, lesiones y muertes. La evidencia muestra que las calles de 30 km / h, donde las personas se mezclan con el tráfico, no solo salvan vidas, sino que también promueven caminar, andar en bicicleta y avanzar hacia una movilidad sin emisiones de carbono.

Hoy, conscientes de estos innumerables beneficios, los límites de velocidad y las zonas de 30 km / h (20 mph) se están replicando en muchas ciudades a nivel global. Esto incluye a Bruselas, París y ciudades de España, que a partir del 11 de mayo de 2021 impuso en todos los municipios del país límites de velocidad de 30 km / h en autovías y de 20 km / h en vías con un pavimento que no difiera en altura de la superficie de la carretera. También se están estableciendo zonas de 30 km / h en secciones de ciudades de todo el mundo, desde Bogotá, Colombia hasta Accra, Ghana y Ho Chi Minh, Vietnam.

De acuerdo con la Declaración de Estocolmo, el Plan Mundial para la Nueva Década de Acción para la Seguridad Vial 2021-2030 refleja el valor intrínseco de la gestión de la velocidad. Como se indica en el documento de la OMS Gestión de la velocidad, cinco acciones para hacer #CallesParaLaVida son:

  • Construir o modificar carreteras para incluir características que regulen el tráfico.
  • Establecer límites de velocidad adecuados a la función de cada vía.
  • Hacer cumplir los límites de velocidad establecidos.
  • Instalar tecnologías en los vehículos.
  • Sensibilizar sobre los peligros del exceso de velocidad.

“Las calles de baja velocidad son el corazón de todas las comunidades”, señala el Dr. Etienne Krug, Director del Departamento de Determinantes Sociales de la Salud de la OMS. “Hago un llamado a las autoridades para que reduzcan los límites de velocidad urbana a 30 km / h (20 mph) donde peatones y ciclistas se mezclan con otro tráfico, como un paso para devolver las calles a las personas y garantizar que esas calles protejan la salud y el medio ambiente. Las calles de baja velocidad son calles para la vida ”.

NOTAS PARA EL EDITOR:

La Sexta Semana Mundial de la Seguridad Vial de la ONU se lleva a cabo del 17 al 23 de mayo de 2021, con cientos de actividades planificadas y organizadas por ministerios gubernamentales, agencias de la ONU, organizaciones de la sociedad civil y empresas privadas. La Semana busca reunir compromisos políticos a nivel nacional y local para alcanzar límites de velocidad de 30 km / h en áreas urbanas; generar apoyo local para estas medidas de baja velocidad; y generar un impulso hacia el lanzamiento del Plan Mundial para la Década de Acción para la Seguridad Vial 2021-2030 y la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2022. Los signatarios de la Carta Abierta Calles para la Vida hacen un llamado a un enfoque en calles habitables y una velocidad máxima de viaje en carretera de 30 km / h donde se mezclan los usuarios vulnerables y los vehículos. Exigen que este enfoque esté en el primer plano de la Nueva Década de Acción para la Seguridad Vial 2021-2030 para alcanzar los Objetivos Globales.