• Migrants walking on train tracks

OPS presenta orientaciones para mejorar la salud de los migrantes en países de las Américas

26 Abr 2019

Washington, D.C., 26 de abril de 2019 (OPS/OMS)- La Organización Panamericana de la Salud (OPS) presentó esta semana un documento de orientación sobre migración y salud para los países de las Américas, que sugiere cinco líneas de acción para mejorar la salud de los migrantes y de las poblaciones que los reciben.

Las medidas recomendadas por OPS plantean: el fortalecimiento de la vigilancia epidemiológica; la mejora del acceso a los servicios de salud por parte de los migrantes y la población que los recibe; la mejora de la comunicación y el intercambio de información para contrarrestar la xenofobia, el estigma y la discriminación; el fortalecimiento del trabajo intersectorial y entre países para proteger la salud de los migrantes; y la adaptación de políticas, programas y marcos legales para promover y proteger la salud y el bienestar de los migrantes.

Además, la OPS creó para los Estados Miembros un portal virtual con información y recursos sobre la salud de los migrantes tanto en las Américas, como en otras regiones del mundo, donde además los países de la región podrán intercambiar información, buenas prácticas, lecciones aprendidas y planes nacionales de salud abordar la migración, entre otros documentos de apoyo.

Tanto las orientaciones para mejorar la salud de los migrantes como la creación de este foro virtual responden a un compromiso asumido ante los ministros de Salud de las Américas, que en noviembre de 2018 reunidos en la sede de la OPS, habían identificado una serie de acciones para mejorar la respuesta de los sistemas de la salud a los procesos de migración masiva que la región ha estado experimentando.

“Hay una necesidad de articular la respuesta de emergencia de corto plazo, con la planificación de mediano y largo plazo para integrar las necesidades de salud de la población migrante”, dijo Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS. “Uno de los valores importantes que tiene esta región es la solidaridad. Es casi imposible pensar en una respuesta aislada para abordar el tema de salud y la migración. Debemos trabajar de manera colectiva para abordar las necesidades de salud de los migrantes y de las poblaciones que los reciben, y proteger los logros alcanzados en la región”, enfatizó.

En los últimos años se ha observado la intensificación de dos fenómenos migratorios en masa en las Américas: la migración de los países de Mesoamérica hacia México y Estados Unidos, y la migración desde Venezuela hacia países de América del Sur y del Caribe. 

Los países de las Américas han demostrado una solidaridad a nivel regional en la prestación de apoyo para los migrantes, pero la alta demanda de servicios de salud, sumado a desafíos como la falta de recursos humanos, la reaparición de enfermedades previamente eliminadas como el sarampión, ha puesto presión sobre los sistemas de atención médica, que están tratando de satisfacer adecuadamente las necesidades de salud de los migrantes, al mismo tiempo que atiende las de la población local, señala el documento de OPS. 

Cinco líneas de acción por la salud de los migrantes

La OPS propone una serie de intervenciones para apoyar la integración de las necesidades de salud de los migrantes en políticas, estrategias y programas nacionales de salud. También reconoce la necesidad de unir la respuesta ante la emergencia a corto plazo y las acciones a mediano y largo plazo para integrar las necesidades de salud de las poblaciones migrantes, al mismo tiempo que se asegura la sostenibilidad de las acciones que ya se están implementando.

En ese sentido el documento de orientaciones propone cinco líneas de acción, con una lista de posibles intervenciones. Las líneas de acción son: 

  • Fortalecer la vigilancia epidemiológica, la gestión de la información y el monitoreo, para que los sistemas de salud de los países que reciben migrantes se puedan adaptar, así como las intervenciones de salud que puedan satisfacer las necesidades específicas de salud de los migrantes.
  • Mejorar el acceso a los servicios de salud de la población migrante y la que los recibe, lo que implica determinar las barreras específicas que estas poblaciones enfrentan para tener servicios y buscar los caminos para mitigarlas.
  • Lograr una mejor comunicación e intercambio de información para contrarrestar la xenofobia, el estigma y la discriminación, de manera que se desarrolle una cultura de inclusión y solidaridad e intercambio de información entre países.
  • Reforzar las alianzas, las redes y los marcos entre países para promover y proteger la salud de los migrantes, de manera eficaz entre todos los actores de distintos sectores, agencias y países.
  • Adaptar las políticas, programas y marcos legales para promover la salud y bienestar de los migrantes, lo que implica la inclusión de la salud de los migrantes en las políticas y programas locales y nacionales, así como también el desarrollo o modificación de los marcos legales para abordar los derechos del migrante al más alto nivel posible de salud mental y física, de conformidad con las obligaciones en materia de derechos humanos

En la reunión que los ministros tuvieron en noviembre de 2018 en la sede de la OPS, se discutieron acciones para el corto y mediano plazo en temas como vigilancia epidemiológica, preparación y prevención de brotes, y garantía del acceso a los sistemas y servicios de salud, entre otros temas. Además de estas orientaciones técnicas y el portal virtual para intercambiar información, la OPS también se comprometió a elaborar un plan regional que establezca acciones para atender las necesidades en salud de los migrantes, una iniciativa que se elaborará en consulta con los Estados Miembros.