Enfermedad por el virus del Ébola

La enfermedad por el virus del Ébola es una enfermedad infecciosa grave que se propaga entre humanos por transmisión de persona a persona. La infección se produce por contacto directo o indirecto con la sangre u otros líquidos o secreciones corporales (heces, orina, saliva, semen) de personas infectadas, solo cuando éstas presentan síntomas. El virus del Ébola no se transmite a través del aire. Aunque la enfermedad suele tener una letalidad alta, en el actual brote de Ébola la tasa se ubica entre el 55% y 60%.

Datos clave

Desde que se detectó por primera vez en 1976 en una aldea cercana al río Ébola, en la República Democrática del Congo (antigua Zaire), los brotes de Ébola se han registrado en distintas zonas de África.

Hoja informativa

Los síntomas iniciales de la enfermedad por el virus del Ébola incluyen:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza intenso
  • Dolor muscular y en articulaciones
  • Debilidad intensa
  • Dolor de garganta

Los síntomas avanzados son:

  • Diarrea
  • Vómitos
  • Dolor de estómago
  • Sangrado inexplicable
  • Hematomas

La enfermedad puede presentar también:

  • Fallo renal y hepático.
  • Exantema máculo papular.
  • Hemorragias masivas internas o externas.

Descargue la infografía en este enlace

 

Los síntomas de la enfermedad pueden presentarse entre 2 y 21 días después de la exposición al virus, pero el promedio es de 8 a 10 días.

 

prevencion

 

En los países con transmisión intensa de la EVE donde hay brotes, como Guinea, Liberia y Sierra Leona, las recomendaciones son:

  • Practicar una buena higiene personal. Lavarse las manos con agua y jabón o utilizar un producto a base de alcohol.
  • Evitar el contacto con la sangre y fluidos de una persona infectada.
  • No tocar objetos que puedan haber estado en contacto con la sangre o los líquidos corporales de una persona infectada.
  • Evitar los rituales de sepultura y costumbres funerarias que requieran tocar el cuerpo de alguien que haya muerto por la enfermedad del Ébola.
  • Evitar el contacto con murciélagos y primates no humanos, o con la sangre, los líquidos corporales o la carne cruda preparada de esos animales.
  • Evitar ir a los hospitales donde reciben tratamiento pacientes con la enfermedad por el virus del Ébola.

Para los trabajadores del sector sanitario que puedan estar expuestos a personas con la enfermedad por el virus del Ébola, las recomendaciones son:

El personal de salud debe estar familiarizado con el protocolo de actuación del país ante un caso sospecho de EVE.

    • Utilizar Equipo de Protección Personal apropiado.
    • Poner en práctica las medidas adecuadas de control de infecciones y esterilización.
    • Evitar el contacto directo con los cadáveres de personas fallecidas por la enfermedad.
    • Notificar al personal sanitario competente si se ha tenido contacto directo con la sangre o los líquidos corporales, como las heces, la saliva, la orina, el vómito y el semen de los pacientes infectados.

 

Más información en este enlace

Transmision de Ébola

  • El virus se transmite a través del contacto directo con fluidos corporales (sangre, heces, vomito) de una persona enferma, tocando el cuerpo de una persona que murió de ébola o a través del contacto con superficies u objetos contaminados con secreciones infectadas. El riesgo de transmisión se puede reducir con una limpieza y desinfección adecuadas.
  • El virus puede entrar al cuerpo a través de lesiones en la piel lesionada o de las membranas mucosas no protegidas, por ejemplo, los ojos, la nariz o la boca.

Actualmente no existe un tratamiento específico probado en seres humanos. Sin embargo, si las personas que muestran síntomas llegan al hospital a tiempo, pueden mejorar sus posibilidades de supervivencia y reducir la posibilidad de contagio a otras personas. Recibir cuidados de apoyo de manera temprana, incluyendo el mantenimiento de la presión arterial y los fluidos corporales para que permita al sistema inmunológico combatir el virus, pueden ayudar a aumentar las posibilidades de supervivencia.

Existen varias intervenciones experimentales para tratar el virus del Ébola, pero estas intervenciones experimentales no son una solución para controlar el brote actual y aún no han sido probadas en humanos.

Hay tres tipos de productos que son considerados para su uso durante el brote de Ébola. Estos son:

  1. productos derivados de la sangre, tales como suero de convalecientes, globulina hiperinmune y anticuerpos
  2. drogas antivirales, hay varias las que has mostrado eficacia en pruebas con animales, pero no existen datos sobre su seguridad o eficacia en seres humanos
  3. dos vacunas candidatas, ambas están siendo probadas en seres humanos

La OPS/OMS no recomienda ningún medicamento u otro tratamiento hasta que haya pasado por rigurosas pruebas y se haya demostrado su seguridad y efectividad.

Una persona que se ha recuperado del ébola debe ser chequeada para comprobar que sigue sin la presencia del virus en sus fluidos corporales antes de ser dada de alta del hospital o centro de tratamiento. Las personas que se recuperan de la infección del Ébola, desarrollan anticuerpos que los protegen de una reinfección con esa misma cepa del virus.

Más información:

Vacunas contra el ébola, terapias y diagnósticos (OMS - en inglés)

Uso de sangre o plasma recogido de pacientes recuperados de la enfermedad del virus del Ébola (solo en inglés)

Vacunas experimentales contra el virus del Ébola

Lo que la OPS hace

Ante la posibilidad de introducción de otros casos importados en las Américas y para evitar la diseminación posterior del virus, la OPS está trabajando con los países de la región para reforzar su preparación para detectar y responder rápidamente a un posible caso importado de ébola. Hasta el momento, se han registrado dos casos importados y dos casos de transmisión local de enfermedad por el virus del Ebola en los Estados Unidos. No se han registrado casos de EVE en ningún otro país de las Américas.

La Directora de la OPS, Carissa F. Etienne, creó un grupo de trabajo especial y un grupo de trabajo operativo. Este grupo asesora y apoya la implementación de las recomendaciones Comité Internacional de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional (RSI) y coordina la respuesta a la posible introducción de la enfermedad del virus del Ébola en las Américas.

Expertos de la Organización realizarán misiones a los países de la región para ayudar en esta preparación.

La OPS/OMS también apoya la respuesta en los países de África Occidental afectados por el brote de esta enfermedad con el despliegue de funcionarios. La Organización también presta asistencia a sus Estados Miembros con los despliegues de sus profesionales nacionales y facilita la cooperación entre los países.