Estrés térmico, salud y confort laboral

Los seres humanos necesitan mantener su temperatura central entre los 36 y los 38 ºC, y para esto el cuerpo es capaz de enfriarse o calentarse por sí mismo, manteniendo el equilibrio calórico, lo cual es requisito fisiológico para la salud, la seguridad y el confort laboral. En el mundo del trabajo, la exposición a temperaturas extremas (calientes o frías) se considera un factor de riesgo laboral tradicional y se clasifica dentro de los factores de riesgo físico.

En nuestro país, el calor es uno de los contaminantes físicos ambientales más frecuentes en el mundo laboral, especialmente durante el verano, por lo que resulta de vital importancia que el personal de la Salud, desde el nivel primario, y en especial el que se dedica a la Salud Ocupacional, se mantenga actualizado acerca de las condiciones climáticas donde el trabajador desarrolla su labor cotidiana, con vistas a evitar el estrés y la sobrecarga térmica en el hombre. Este es el objetivo del presente trabajo.

Download (503.87 KB)