Pandemia y exclusión social: El estigma invisible en Costa Rica