• Consecuencias de la discriminación de las personas en la vejez fueron tratadas en su día mundial

Consecuencias de la discriminación de las personas en la vejez fueron tratadas en su día mundial

15 Jun 2021

Con apoyo técnico de la oficina local de la OPS, el ministerio de Salud de Argentina organizó un seminario en el que se compartieron consideraciones sobre el maltrato y el abuso en la vejez.

Buenos Aires, 15 de junio de 2021 (OPS/OMS). - En el marco del Día Mundial de toma de conciencia del abuso y maltrato en la vejez, el Ministerio de Salud de la Nación organizó el seminario web “No al viejismo en Argentina” que contó con el apoyo técnico de la OPS/OMS en Argentina y la participación institucional de la universidad ISALUD. En él se hicieron presentes autoridades y especialistas regionales, quienes pusieron en relieve distintas consideraciones en relación con el maltrato y el abuso en la vejez.

En la apertura del evento el Dr. Marcelo Bellone, director nacional de Abordaje por Curso de Vida del ministerio, resaltó la importancia de abordar la situación de las personas mayores. “Tenemos que llevar adelante políticas para que las personas adultas mayores con derecho puedan estar mejor acompañadas, cuidadas y protegidas”.

En su participación en la jornada, el Dr. Enrique Vega, jefe de Unidad de Curso de Vida Saludable de la OPS/OMS, explicó las particularidades de la discriminación hacia la vejez en la región y planteó diversas líneas de trabajo para abordarla. “Es importante que cambiemos nuestra forma de sentir, pensar y actuar sobre la edad y el envejecimiento”, expresó. Por otro lado, al ser consultado sobre el evento el Representante Interino de la OPS/OMS en Argentina, el Dr. Paolo Balladelli, se refirió a la importancia del evento en el contexto actual, y a la necesidad de “contribuir a salvaguardar el bienestar de las personas mayores, que tienen el derecho a tener dignidad en el trato y en la atención”.

La problemática del envejecimiento adquiere carácter de importancia en el contexto actual, dado que la población de las Américas se encuentra cada vez más envejecida. En Argentina, la situación de las personas mayores es particularmente relevante debido a que el país envejece a un ritmo acelerado, lo que implica grandes retos a nivel del sistema y los servicios de salud, a fin de garantizar la prestación de los servicios acorde con los objetivos que ha planteado la Década del Envejecimiento Saludable 2020-2030 de la OMS.

Es necesario llevar adelante medidas que contribuyan a reducir la discriminación y, en línea con ese objetivo, la Representación en Argentina de la OPS realiza distintas acciones en vías de fortalecer los servicios y sistemas de salud en el país.

En este sentido, actualmente Argentina es el segundo país que a nivel de su autoridad sanitaria nacional se encuentra realizando el curso internacional “Atención Integrada para un Envejecimiento Saludable”, organizado de manera virtual por el Ministerio de Salud de la Nación en conjunto con la OPS/OMS en Argentina y el centro colaborador de la OPS/OMS en Atención Integrada para Envejecimiento Saludable de México.

Sobre viejismo y edadismo

Al observar a una persona, su edad es una de las primeras cosas que se hace visible. En algunas ocasiones, esta puede ser un factor que, bajo miradas discriminatorias o estereotipadas, le otorgue características o atributos que no le son propios y que pueden ocasionarle daño. En el caso de las personas mayores, esto se conoce como viejismo.

El viejismo se refiere a los estereotipos, prejuicios y la discriminación hacia las personas mayores en función de su edad. Es decir, la asociación a ellas de una serie de características únicamente por su edad. Esto tiene consecuencias graves y de gran alcance para su salud, su bienestar y sus derechos humanos. Entre ellas: la reducción de su calidad de vida; el incremento de su aislamiento social y su soledad; la restricción de su capacidad de expresar su sexualidad; y el aumento del riesgo de violencia y abuso contra ellas.

 

Datos de referencia

Según cifras de la OPS, en 2017 el 14,6% de la población de las Américas era mayor de 60 años. Para 2050 la proporción de personas mayores alcanzará casi el 25% en América Latina y el Caribe, y hasta el 30% en varios países.

En Argentina, se estima que la población mayor de 60 años asciende al 15,7% -casi 7,1 millones de personas- de la población total para el 2020, y se espera que para el 2050 llegue al 22% de la población –unos 12,5 millones-.

La transición demográfica a una población que envejece impactará en casi todos los aspectos de la sociedad, y creará desafíos nuevos y complejos para los sistemas de salud y la asistencia social. Estos cambios tendrán lugar solo en 35 años, lo que conlleva un desafío de adaptación veloz para la región.