Mejorar la resolutividad del Primer Nivel de Atención en el centro de la recuperación de la crisis por COVID-19

8 Jul 2021
saturometro imm

Montevideo, julio 2021.- Potenciar los dispositivos de articulación y resolutividad de los distintos actores es clave para la estrategia de Atención Primaria implementada por la red de policlínicas del Servicio de Atención a la Salud (SAS) de la Intendencia de Montevideo (IM). Es relevante potenciar la capacidad de respuesta de la red de policlínicas capitalinas coordinadas desde el SAS para dar respuestas a diferentes grupos poblacionales afectados por la pandemia de COVID-19, tanto por sus efectos directos como por las situaciones de aislamiento o distanciamiento social de carácter preventivo.

Se requiere optimizar las capacidades de los equipos de salud en territorio para brindar atención oportuna a recién nacidos y primera infancia, adolescentes, mujeres embarazadas, población adulta mayor, diabéticos, condiciones vinculadas a salud mental, requerimientos de cuidados paliativos y dispositivos para paciente de medio rural, entre otros.
        
Por ello la Representación en Uruguay de OPS/OMS ha respondido a la solicitud de cooperación técnica de la IM, a distintos niveles. Por un lado, apoyo técnico para generar los protocolos de procesos asistenciales priorizados, con lógica de redes integradas de salud, que es vital para dar continuidad y para generar mayor fluidez de la asistencia a usuarios, familias y comunidades.

Al mismo tiempo se ha iniciado el apoyo para un proceso de transversalización de género en toda la respuesta de la División Salud de la IM, en el entendido que solo eliminando las barreras de género y superando las desigualdades en autonomía y acceso a los servicios determinadas por los estereotipos de género, se podrá brindar atención oportuna y de calidad tanto a nivel de servicios de salud de atención individual o intervenciones colectivas de salud pública.

Asimismo, se ha visto conveniente fortalecer la capacidad de respuesta del SAS en su contribución a la contención de los casos de COVID-19 en territorio, mediante la donación de 40 oxímetros de pulso para mejor control y monitoreo de los pacientes. También se ha contribuido con 3 oto-oftalmoscopios para dar respuesta a situaciones de rezago asistencial de situaciones específicas de enfermedades no transmisibles, y un ecógrafo portátil para dar cuenta del control oportuno de embarazadas y el aseguramiento del derecho a las prestaciones de interrupción voluntaria del embarazo.