Vacunas contra la hepatitis

La hepatitis B y la hepatitis A se pueden prevenir con vacunas seguras y eficaces disponibles actualmente. También está disponible una vacuna combinada que proporciona protección contra estas dos enfermedades.


Vacuna contra la hepatitis B

La vacuna contra la hepatitis B ofrece una protección del 95-100% contra la hepatitis B. La prevención de la infección por el virus de la hepatitis B (VHB) evita el desarrollo de complicaciones, como enfermedades crónicas y cáncer de hígado. Fue la primera vacuna para prevenir el cáncer.

El virus se transmite de la madre al niño durante el nacimiento y el parto y a través del contacto con sangre u otros líquidos corporales. La probabilidad de que la infección se vuelva crónica depende de la edad a la que la persona se infecte (80–90% de los lactantes infectados durante el primer año de vida y 30–50% de los niños infectados antes de los 6 años). La vacunación con una dosis de hepatitis B al nacer en las primeras 24 horas de vida seguida de una serie de vacunación infantil tiene como objetivo prevenir la transmisión de madre a hijo y crear inmunidad comunitaria a la hepatitis B

Mandatos

En línea con la OMS, El Grupo Asesor Técnico sobre Enfermedades Prevenibles de la OPS (GTA) ha recomendado a los países a vacunar contra la hepatitis B preferiblemente en 24 horas de nacimiento seguidas de tres dosis durante el primer año de vida, para reducir la transmisión perinatal y temprana de la niñez, y para lograr su eliminación.

La vacuna también se recomienda para personas que no hayan sido vacunadas previamente y que estén en grupos de alto riesgo para adquirir la infección. Esto incluye:

  • Personas que con frecuencia requieren sangre o productos sanguíneos, pacientes de diálisis y receptores de trasplantes de órganos sólidos;
  • personas en prisiones;
  • personas que se inyectan drogas;
  • contactos familiares y sexuales de personas con infección crónica por el VHB;
  • personas con múltiples parejas sexuales;
  • trabajadores de la salud y otras personas que pueden estar expuestas a la sangre y a los productos sanguíneos a través de su trabajo; y
  • viajeros que no hayan completado su serie de VHB, a quienes se les debe ofrecer la vacuna antes de salir a áreas endémicas.

La vacuna ha sido aprobada para usarse durante el embarazo y es altamente recomendada para mujeres embarazadas que no han sido previamente inmunizadas.

Eliminación de la hepatitis B de madre a hijo y transmisión de la primera infancia en las Américas

En 2016, sobre la base de los progresos realizados por los países y de un ejercicio de modelaje, el TAG evaluó que la eliminación de la transmisión horizontal de la hepatitis B en la primera infancia y de la primera infancia (prevalencia del 0,1% en niños de 5 años) era factible en las Américas para 2020 con una alta cobertura de vacunación de la dosis de nacimiento de la hepatitis B y la vacunación contra la hepatitis B infantil (tres dosis).

La baja prevalencia actual de infección crónica por VHB en niños menores de 5 años en las Américas (estimada en menos del 0.1% en 2019, la más baja del mundo), puede atribuirse al uso generalizado de la vacuna contra la hepatitis B en la Región:

  • Los 51 países y territorios de las Américas han introducido la vacuna contra la hepatitis B (o vacuna que contiene hepatitis B) en sus programas de inmunización de rutina, con un 81% de la cobertura regional con tres dosis entre los niños menores de un año en 2019.
  • De conformidad con los objetivos del Plan de Acción Regional de Inmunización (RIAP) 2016-20 también se han logrado importantes progresos en la introducción de la dosis universal de nacimiento de la hepatitis B, de 18 países en 2013 a 31 países en 2019 con una cobertura regional del 72%.

La coperación técnica de la OPS apunta:

  • Proporcionar orientación a los programas nacionales de inmunización para la introducción de la dosis universal de nacimiento de la hepatitis B y para el mantenimiento de una alta cobertura de vacunación infantil.
  • Proporcionar acceso a vacunas asequibles monovalentes contra la hepatitis B y combinadas que contengan hepatitis B para los países de las Américas a través del Fondo Rotatorio.
  • Supervisar e informar sobre los progresos hacia las metas de eliminación regionales de la hepatitis B.
  • En coordinación con la OMS, contribuir a la elaboración de metodologías, orientaciones y un proceso para la validación de la eliminación horizontal de la hepatitis B de madre a hijo y de la primera infancia en los países de las Américas.

Vacuna contra la hepatitis A

Casi el 100% de las personas desarrollan niveles protectores de anticuerpos contra el virus en el plazo de 1 mes después de la inyección de una sola dosis de vacuna. Hay varias vacunas inyectables de hepatitis A inactivada disponibles. No se autoriza ninguna vacuna para niños menores de 1 año de edad. Cualquier persona que no haya sido vacunada o previamente infectada puede infectarse con el virus de la hepatitis A. En las zonas donde el virus está muy extendido (alta endemicidad), la mayoría de las infecciones de hepatitis A ocurren durante la primera infancia.

Mandatos

En consonancia con las recomendaciones DE LA OMS, EL TAG de la OPS sobre enfermedades prevenibles por vacunación alentó a los países a realizar sus propios estudios epidemiológicos y de rentabilidad para informar sobre las decisiones basadas en la evidencia sobre la introducción de la vacunación contra la hepatitis A en su programa regular de inmunización infantil.

Incluir o no la vacuna en las inmunizaciones rutinarias de la niñez depende del contexto local. Se debe tener en cuenta la proporción de personas susceptibles en la población y el nivel de exposición al virus. En términos generales, los países con endemicidad intermedia se beneficiarán más de la inmunización universal de los niños. Los países con baja endemicidad pueden considerar vacunar a adultos de alto riesgo:

  • Usuarios de drogas recreativas;
  • viajeros a países donde el virus es endémico;
  • hombres que tienen relaciones sexuales con hombres; y
  • personas con enfermedad hepática crónica (debido a su mayor riesgo de complicaciones graves si adquieren la hepatitis A).

En los países con alta endemicidad, el uso de vacunas es limitado, ya que la mayoría de los adultos son naturalmente inmunes.

Aunque el régimen de 2 dosis de la vacuna contra la hepatitis A inactivada se utiliza en muchos países, otros países pueden considerar la inclusión de una vacuna de una dosis única contra la hepatitis A inactivada en sus programas de inmunización.

Vacunación contra la hepatitis A en las Américas

Hasta 2019, 17 de los 51 países y territorios de las Américas reportaron usar la vacuna contra la hepatitis A. Nueve han introducido la vacuna contra la hepatitis A como parte de su programa nacional de inmunización infantil.

La cooperación técnica de la OPS apunta a:

  • Proporcionar orientación a los programas nacionales de inmunización para realizar estudios epidemiológicos y de rentabilidad que informen sobre la posible introducción de la vacuna contra la hepatitis A para la vacunación infantil de rutina,
  • monitorear las políticas de vacunación contra la hepatitis A y la cobertura de vacunación en las Américas, y
  • proporcionar a los países acceso a vacunas asequibles contra la hepatitis A a través del Fondo Rotatorio.

Día Mundial contra la hepatitis 2020



Documentos técnicos y científicos