ASSA2030 - Objetivo 3

Agenda de Salud Sostenible para las Américas 2018-2030

Objetivo 3

Objetivo 3: Recursos humanos para la salud

Fortalecer la gestión y el desarrollo de los recursos humanos para la salud con competencias que apoyen el abordaje integral de la salud

goal 1
ALCANCE

El logro de este objetivo requiere: a) el fortalecimiento y la consolidación de la gobernanza y el liderazgo de los recursos humanos para la salud; b) el desarrollo de las condiciones y la capacidad para ampliar el acceso a la salud y la cobertura de salud con equidad y calidad; y c) alianzas con el sector de la educación para responder a las necesidades de los sistemas de salud en la transformación hacia el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud. El incremento en el gasto público y la eficiencia financiera son necesarios para fomentar la educación y el empleo de calidad, a fin de aumentar la disponibilidad de recursos humanos para la salud, motivar a los equipos de salud y promover la retención. Los siguientes elementos son componentes clave de este objetivo:

  • políticas integrales de recursos humanos para la salud que incluyan la planificación, la contratación, la retención y la distribución del personal de salud;
  • mejora en las condiciones de empleo, incluida la remuneración adecuada;
  • sistemas robustos de información sobre recursos humanos para la salud que provean información para la planificación y la toma de decisiones teniendo en cuenta un enfoque del sistema de salud y posibles escenarios cambiantes, la elaboración de modelos y proyecciones, y el seguimiento del desempeño;
  • alianzas con el sector de la educación al más alto nivel para fortalecer la gobernanza en cuanto a la planificación y la regulación de la formación en el ámbito de la salud;
  • políticas de movilización y migración del personal de salud.
METAS PARA EL AÑO 2030
  • Asegurar la disponibilidad adecuada de personal de salud(1) (44,5 trabajadores de salud por 10.000 habitantes) que esté calificado, sea culturalmente y lingüísticamente apropiado y esté bien distribuido (adaptación de la meta 3.c de los ODS y de la meta del resultado intermedio 4.5 del Plan Estratégico de la OPS)(2).
  • Elaborar políticas de recursos humanos para la salud y mecanismos de colaboración y coordinación intersectoriales entre los sectores de la salud y la educación, así como con otros actores sociales, para abordar los requerimientos del sistema de salud y las necesidades de salud de la población (Estrategia sobre recursos humanos para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud de la OPS, documento CE160/18 [2017]).
  • Fortalecer la calidad de la formación de los profesionales de salud en colaboración con el sector de educación, por medio de sistemas de evaluación y acreditación de instituciones de formación y programas de grado(3) (adaptación de la Estrategia sobre recursos humanos para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud de la OPS, documento CE160/18 [2017]).
  • Desarrollar las condiciones laborales que fomenten la atracción y retención del personal de salud, así como su participación y compromiso con gestión en salud, incluida la colaboración con las organizaciones representativas de los trabajadores de la salud (gremios y sindicatos) y otros actores sociales (adaptación de la meta 3.c de los ODS y de la meta del resultado intermedio 4.5 del Plan Estratégico de la OPS).
  • [1]  Las normas deberían priorizar el conocimiento científico y técnico, conjuntamente con criterios de competencia social de los graduados y el desarrollo de programas de aprendizaje contextualizado.
  • [2]  Está en consonancia con la meta 3.8 de los ODS y, particularmente, la línea estratégica 3 de la Estrategia para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud (documento CD53/5, Rev. 2 [2014]), en la que se establece: “Aumentar y mejorar el financiamiento, con equidad y eficiencia, y avanzar hacia la eliminación del pago directo que se convierte en barrera para el acceso en el momento de la prestación de servicios”.
  • [3]  El gasto público destinado a la salud equivalente al 6% del PIB se utiliza como un punto de referencia útil en la mayoría de los casos y es una condición necesaria, aunque no suficiente, para reducir las inequidades e incrementar la protección financiera.