Orientación ética sobre cuestiones planteadas por la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19)

Las autoridades de salud son las encargadas de proteger la salud de la población y responder a las emergencias de salud pública. Para una respuesta de salud adecuada a las emergencias como la pandemia actual, declarada por la OMS, de COVID-19, se requiere la información más actualizada. Para ello, las autoridades de salud tienen el deber de realizar actividades de vigilancia y actuar sin dilación sobre la base de la información obtenida. En el contexto de la pandemia de COVID-19, la vigilancia es necesaria para reducir parte de la incertidumbre que la caracteriza. Las autoridades de salud deben garantizar que la información sea recopilada rigurosamente, que todos los casos relevantes sean notificados y que los datos sean manejados de manera responsable, siempre teniendo en cuenta el beneficio de la población.