“Los beneficios son enormes y pueden practicarse incluso si el bebé está en la UCIN”, dijo especialista de Trinidad y Tobago sobre el contacto piel a piel en prematuros

17 Nov 2022
Mamá con bebé

Montevideo, 17 de noviembre de 2022. En la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital General de Puerto España de Trinidad y Tobago se vivían momentos de tensión. “Había un bebé prematuro muy enfermo. Se trataba de un bebé ventilado, de menos de 800 gramos”, expresa el neonatólogo Marlon Timothy, presidente del Comité Nacional de Neonatología de Trinidad y Tobago.

“Estábamos luchando por estabilizarlo. Como era el Día de la Madre, y en nuestro país hace ya un tiempo que venimos alentando el Cuidado Canguro, animamos a la mamá a sostenerlo piel con piel. El bebé redujo en un 50% sus necesidades de oxígeno cuando se le permitió estar piel con piel con su madre durante una hora. La alegría que todos los miembros del personal y la madre experimentamos ese día quedará para siempre grabada en nuestra memoria”.

Como cada 17 de noviembre, desde 2011, hoy se conmemora el Día mundial de la prematuridad. En la región de las Américas, alrededor de 1,2 millones de nacimientos ocurren en forma prematura. Los bebés prematuros requieren de atención especializada y cuidados específicos que les permitan sobrevivir, crecer y desarrollarse saludablemente. Las complicaciones de la prematuridad constituyen la principal causa de muerte en el periodo neonatal y, aún, en los primeros cinco años. La carga de enfermedad y discapacidad asociada a complicaciones de la prematuridad se estima en una pérdida de 5 millones de años de vida ajustados por discapacidad y muerte prematura (indicador DALYS, por su sigla en inglés).

Este año, el lema del Día mundial de la prematuridad se centra en la promoción del contacto piel a piel, una práctica que desde la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), se viene promoviendo para el mejor desarrollo y para garantizar una experiencia saludable y amorosa tanto para los bebés prematuros como para sus familias.

Una guía sobre práctica clínica basada en evidencia para el seguimiento de recién nacidos en riesgo, elaborada por el Centro Latinoamericano de Perinatología – Salud de la Mujer y Reproductiva (CLAP/SMR)1 recomienda que los padres, madres o cuidadores de recién nacidos con peso inferior a 2.500 g ingresen a un programa de cuidado canguro o sean entrenados en la técnica “piel con piel”, con el fin de incrementar el aumento de peso, la promoción de la lactancia, y disminuir el riesgo de muerte o de infección grave o sepsis

Sobre el contacto piel a piel y el impacto que tiene en los bebés prematuros y sus familias, estuvimos conversando con el neonatólogo Marlon Timothy.

Timothy recordó que el Cuidado Canguro es una práctica sencilla que se aplica en todo el mundo con el fin de “ayudar a los bebés prematuros y pequeños a mantener la temperatura adecuada, crear un vínculo materno/paterno, aumentar la producción de leche materna, mejorar el bienestar del bebé y aumentar la confianza materna/paterna”.

En Trinidad y Tobago, el Cuidado Canguro fue lanzado oficialmente en 2019 por el ministro de Salud, Terrence Deyalsingh, en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del Hospital General de Puerto España. Sin embargo, esta práctica existe desde 1970, habiendo tenido inicio en Colombia y expandiéndose, luego, por todo el mundo.

De acuerdo al presidente del Comité Nacional de Neonatología de Trinidad y Tobago, “Para los bebés, los beneficios son enormes y pueden practicarse incluso si el bebé está en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales con un monitor, con tubos de alimentación y líneas de fluidos intravenosos, e incluso mientras está conectado a un ventilador. Los Cuidados Canguro pueden estabilizar el ritmo cardíaco del bebé, mejorar su patrón respiratorio, hacer que la respiración sea más regular, mejorar los niveles de saturación de oxígeno, permitirle ganar tiempo de sueño, experimentar un aumento de peso más rápido, disminuir el llanto, tener una lactancia materna más exitosa y lograr un alta hospitalaria más temprana”.

Madre con recién nacido

Desafíos para el óptimo desarrollo del contacto piel a piel

Como en otros ámbitos de la salud, la pandemia de Covid 19 también tuvo un fuerte impacto en la prestación de servicios para el cuidado de los recién nacidos. Una encuesta desarrollada por la OMS para determinar el impacto de la pandemia de Covid 19 en la continuidad de los servicios sanitarios esenciales mostró que más de un tercio de los países informaron interrupciones en los servicios de atención prenatal y postnatal, así como en los servicios para los recién nacidos. La tercera ronda de la misma encuesta, publicada a principios del 2022, muestra que casi todos los países de la región de las Américas siguen informando interrupciones en los servicios de salud esenciales. 

Sobre cómo se vio afectada la práctica del contacto piel a piel en bebés recién nacidos, también se expresó Marlon Timothy. “Durante la pandemia de Covid-19, el tiempo de las familias junto a los bebés prematuros se redujo mucho y esto afectó la capacidad de realizar cuidados piel con piel. Los padres y madres también tenían miedo de poder infectar a sus bebés y la mayoría optó por no coger a sus bebés durante mucho tiempo mientras estaban en la sala”. Timothy resaltó la necesidad de visualizar lo relevante del vínculo inmediato que se genera entre el bebé y la madre o padre a través de los Cuidados Canguro. “Esto aumenta la confianza de las madres y padres lo que es esencial en el cuidado de su bebé prematuro o pequeño”.

Canguro

Además, el especialista indicó que para que la práctica se pueda desarrollar de forma óptima, es necesario generar las condiciones adecuadas. “A menudo hay muchos ingresos de recién nacidos en una sala y no podemos permitir que muchos padres entren en el mismo espacio, porque el equipo y el lugar necesario para las sillas de Cuidados Canguro es muy limitado. Las madres y padres tienen poca intimidad con tantos bebés admitidos en las salas y se sienten desanimados para hacer contacto piel a piel”. Sobre esto, Timothy manifestó que “En el futuro, esperamos que se creen unidades en las que el modo principal de atención sea el contacto piel a piel”.

El especialista, también expresó que es importante trabajar con los equipos de salud y los tomadores de decisiones para que puedan dimensionar los enormes beneficios del contacto piel a piel.

Para finalizar, expresó “Mientras celebramos el Día Mundial de la Prematuridad, animamos a todos los padres y madres con bebés actualmente en las unidades neonatales, e incluso después del alta, a que promuevan y lleven a cabo el Cuidado Canguro, ya que los beneficios, tanto para ellos como para los bebés, no tienen precio”.

Por su parte, el asesor regional en Salud Neonatal del CLAP/SMR, Pablo Durán, manifestó que es urgente el compromiso de los Estados con estos temas y recordó que aún es necesario fortalecer las acciones con el fin de alcanzar las metas fijadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS).

Durán recordó que Plan de acción para la salud de la mujer, el niño, la niña y adolescentes 2018-2030, aprobado por los Estados Miembros promueve estrategias e intervenciones orientadas a ayudar a los recién nacidos a sobrevivir, poniendo fin a las muertes evitables, y a prosperar, garantizando su salud física y mental y su bienestar. Para ello, los sistemas de atención en salud y el entorno propicio para la atención materna y neonatal se deben transformar para garantizar que las mujeres y los recién nacidos reciban una atención respetuosa y de calidad cuándo y dónde sea necesario.

Los recién nacidos prematuros y enfermos y sus familias tienen derechos y necesidades específicos. La participación de las familias en el proceso de atención, así como la obtención de apoyo en dicho proceso son esenciales. La prestación de cuidados esenciales a los recién nacidos pequeños y enfermos exige políticas y planes específicos tanto durante la internación como después del alta.

“En esta línea estamos y seguiremos trabajando”, manifestó Durán. “Diseñar y poner en práctica planes específicos para la prestación de atención integral a los recién nacidos prematuros, con foco en la asistencia centrada en la familia, es fundamental para avanzar hacia los resultados que se espera alcanzar. Hay evidencia que da muestra de los beneficios del contacto piel a piel y es nuestro deber difundir esa evidencia y trabajar para ir sentando las bases para las transformaciones necesarias, en pos de los derechos de los bebés y sus familias”.

Campaña Mes de la prematuridad 2022