Colaboradores Voluntarios: una fortaleza para la acción comunitaria

21 Ene 2022
Voluntaria en Olancho trabaja con la comunidad

Juticalpa, Olancho (OPS/OMS). La acción comunitaria, llevada a cabo por los colaboradores voluntarios y fortalecida por el proyecto de Salud Sexual Reproductiva y Materno-neonatal implementado durante el 2021 en cinco departamentos del país entre la Secretaría de Salud y la  OPS/OMS, ahora es una fortaleza en los municipios intervenidos en el departamento de Olancho, dijo la Dra. Daniela María Flores, coordinadora regional del proyecto en ese departamento.

El diagnóstico elaborado a principios de 2021 mostró que los establecimientos de salud pertenecientes a la Región Sanitaria de Olancho no contaban con el suficiente recurso humano para desarrollar las actividades necesarias de promoción de la  salud y prevención de las enfermedades,  el departamento mostraba una tasa de mortalidad materna elevada, baja cobertura de vacunación por VPH en niñas de 10 y 11 años de edad, entre otros problemas de salud que impiden el desarrollo integral de las familias olanchanas, cuyas principales limitantes son los aspectos culturales y religiosas, lo cual limita el acceso integral de los establecimientos de salud.

Sin embargo a través del Proyecto de Salud Sexual y Reproductiva se han fortalecido los lazos intersectoriales promoviendo tanto a nivel regional como en nivel local el desarrollo de competencias en los colaboradores voluntarios con la finalidad de desarrollar un abordaje integral de la población a través de la vinculación de los establecimientos de salud con actores intersectoriales para garantizar la sostenibilidad de los procesos operativos que se desarrollen en pro de la población.

La Región Sanitaria de Olancho a través de la Unidad del Fomento Sanitario del Departamento del Marco Normativo en conjunto con el Proyecto de Salud Sexual y Reproductiva desarrollaron capacitaciones dirigidas a los colaboradores voluntarios, el escenario perfecto que les proporcionó las herramientas de promoción de la salud y creando las competencias necesarias para orientar mejor a los usuarios que asisten a los establecimientos de salud, permitiendo desarrollar coordinaciones específicas de actividades de campo, seguimiento y cumplimiento de las metas establecidas en los centros de salud.

Después de un año del proyecto, los establecimientos de salud de los cinco municipios reportan aumento en las actividades educativas en salud dirigidas a las usuarias que se presentan por atención médica; han incrementado el número de visitas domiciliarias y la captación de embarazadas de forma temprana. En esa región, la colaboradora voluntaria Irma Reyes,  voluntaria del Centro Integral de Salud Emanuel, desarrolló visitas domiciliarias acompañada del equipo de salud familiar del establecimiento, lo cual es una muestra de la integración de la sociedad civil a los establecimientos de salud, fortaleciendo los vínculos de apoyo y respaldo de la población, facilitando el acceso a la prestación de servicios de salud y permitiendo la promoción de los servicios de salud.