Lanzamiento del Reporte regional de la segunda ronda de la encuesta nacional sobre la continuidad de servicios esenciales de salud durante la pandemia de COVID-19

25 Oct 2021
Trabajador de salud haciendo encuesta

El informe señala que el porcentaje medio de servicios interrumpidos aumentó ligeramente del 44% en 2020 al 46% en 2021, lo que indica que los sistemas de salud de las Américas todavía se enfrentan a retos importantes casi dos años después de la pandemia. 

Washington DC, 25 de octubre de 2021 (OPS) — La Organización Panamericana de la Salud (OPS), anunció los resultados de la Segunda Ronda de la Encuesta Nacional sobre la Continuidad de Servicios Esenciales de Salud, durante la pandemia de COVID-19.

El evento tuvo como objetivo compartir experiencias de algunos países de la Región de las Américas en la implementación de acciones para fortalecer los sistemas de salud y asegurar la continuidad de los servicios durante la crisis actual de salud. Se resaltó la urgencia de intensificar la labor de los países para que se continúe la prestación de servicios con la misma intensidad con la que se está actuando para controlar los casos de COVID-19. Asimismo, se señaló que el abordaje participativo y la vinculación con los lideres y agentes comunitarios facilita la implementación de las medidas de mitigación.  

En un esfuerzo conjunto con la Organización Mundial de la Salud (OMS), y con el propósito de realizar un seguimiento de las interrupciones en la prestación de los servicios esenciales de salud en el contexto de la pandemia COVID-19, se han realizado dos rondas de encuestas de continuidad: la primera, en 2020 y la segunda en el corriente año con el objetivo de evaluar la magnitud y el alcance de las interrupciones. 

Del comportamiento de los países que participaron en ambas rondas, se estableció que el porcentaje promedio de servicios interrumpidos aumentó ligeramente, pasando del 44% en el 2020 a 46% en el 2021. A casi dos años de iniciada la pandemia, este reporte demuestra que los sistemas de salud aún enfrentan desafíos importantes.

Por otra parte, el informe señala que la magnitud y la extensión de las interrupciones en la prestación de los servicios esenciales de salud persisten desde el 2020, e incluso se han incrementado en algunas áreas. En otras, la magnitud de la interrupción se ha reducido considerablemente, y en casi todos los países se han intensificado los esfuerzos para responder a los desafíos de los sistemas de salud, los cuellos de botella y las barreras de acceso ocasionados o recrudecidos por la pandemia de COVID-19. 

La OPS y la OMS seguirán apoyando a los países para que se cierren las brechas que aún persisten en la prestación de los servicios de salud, continuarán respondiendo al cambio constante en las prioridades y necesidades a lo largo de la pandemia, y se asegurarán de que las estrategias destinadas a controlar la COVID-19 se equilibren con otras prioridades de salud para garantizar el acceso continuo a servicios integrales en este ámbito.

La información de los países sobre la 2da ronda de la encuesta nacional de Servicios Esenciales de Salud está disponible aquí.