Erupciones volcánicas

Cuando los volcanes están inactivos las personas pueden subestimar el riesgo que estos representan, especialmente si desconocen los peligros volcánicos. Este desconocimiento incrementa la vulnerabilidad de las personas, sobre todo de aquellas comunidades que viven cerca de un volcán.

Los volcanes tienen diferentes estilos de erupción. Algunos generan flujos piroclásticos o expulsan rocas balísticas y ceniza que pueden caer encima de las comunidades, como fue el caso de Volcán de Fuego en Guatemala, el volcán Soufrière Hills en Montserrat y el volcán La Soufriere en San Vincente y las Granadas; otros volcanes producen flujos de lava (por ejemplo, Hawái). En ocasiones, flujos de lodo (lahares) ocurren cuando el calor magmático derrite el hielo, como ocurrió en Colombia con la erupción del volcán Nevado del Ruíz. En otros casos, flujos de lodo también aparecen por fuertes lluvias que movilizan el sedimento volcánico en las laderas.

Los efectos más comunes sobre la salud causados por las erupciones volcánicas incluyen lesiones traumáticas, quemaduras, asfixia, enfermedades en la piel, lesiones oculares, problemas respiratorios, conjuntivitis y hasta la muerte. 

Particularmente, la caída de ceniza o expulsión de gases, generan riesgo de contaminación del agua y de los alimentos, así como la afectación del ganado y animales domésticos, de cultivos y en general del medio ambiente, comprometiendo también los servicios básicos (agua, transporte, comunicaciones) y el acceso a los servicios de salud. Igualmente, el cúmulo de cenizas sobre techos o cubiertas puede causar daños o colapso de edificaciones, tanto de forma inmediata como posterior al evento, como en la fase de limpieza. Esto ha generado la ocurrencia de accidentes con politraumatismo por el colapso de los techos.

Las instalaciones de salud pueden ser completamente destruidas o ver comprometido su funcionamiento por restricción o acceso a los servicios básicos. Para minimizar los impactos, la preparación para una erupción debe incluir un escenario de monitoreo, conocimiento sobre los tipos de eventos eruptivos, comunicación permanente con las autoridades técnicas, sistemas de alerta, preparativos adelantados y al personal entrenado y debidamente equipado.

Las autoridades locales y las entidades de protección civil y técnicas responsables son aliadas fundamentales para brindar asesoría sobre el tipo de erupción que se espera, lo que permite prepararse para una respuesta apropiada y prevenir daños y pérdidas.
 

Datos clave

Tipos de eventos eruptivos

La única medida de prevención efectiva en el caso de una explosión es la evacuación temprana. Los servicios de salud locales y la población deben recibir información actualizada y permanente por parte de las autoridades sobre las áreas de mayor riesgo por impacto de rocas y explosiones volcánicas y las probabilidades de explosión. Los riesgos para la salud son traumas, quemaduras en la piel y laceraciones por roca volcánica.
Las consecuencias de este evento son avalanchas incandescentes o flujos piroclásticos (gas, cenizas calientes y roca volcánica), flujos de cenizas y caídas, relámpagos e incendios forestales. El impacto en la salud de este tipo de evento son las quemaduras masivas de piel y vías respiratorias, y la asfixia. En Saint Pierre, Martinica, 30.000 personas murieron en 1902. La única medida preventiva es la evacuación temprana, ya que estas erupciones provocan una amplia dispersión de cenizas.
Este tipo de evento eruptivo causa inundaciones y flujos de lodo. La erupción del Nevado del Ruiz en Colombia cobró la vida de 23.000 personas en la ciudad de Armero en 1985.
Las erupciones magmáticas crean flujos de lava e incendios forestales. La ruta de estos flujos es predecible y su desplazamiento relativamente lento. Las medidas preventivas incluyen evacuación limitada.
El volcán emite gases como S02, CO, CO2H2S, HF, los cuales se acumulan en zonas bajas y se inhalan fácilmente, generando asfixia y constricción de las vías respiratorias. Las medidas preventivas incluyen evacuación, equipo de protección respiratoria para geólogos y equipos de rescate.
Hoja informativa

La ceniza volcánica no es ceniza en realidad. Es roca pulverizada. Una capa de una pulgada de ceniza seca pesa diez libras por pie cuadrado a medida que cae. A menudo contiene pequeños trozos de lava ligera y expandida llamada piedra pómez o escoria volcánica. La ceniza volcánica fresca puede ser áspera, ácida, arenosa, vidriosa, maloliente y completamente desagradable.

Aunque los gases suelen estar demasiado diluidos para constituir un peligro para una persona saludable, la combinación de gases ácidos y cenizas que pueden estar presentes a unos pocos kilómetros de la erupción podría causar daño pulmonar a niños pequeños, ancianos y personas susceptibles, o aquellos que ya padecen enfermedades respiratorias graves.

  • Una fuerte lluvia de cenizas altera el suministro de energía. La gran demanda repentina de luz eléctrica puede provocar que el servicio eléctrico se agote o falle.
  • La ceniza obstruye las corrientes de agua, alcantarillas, plantas de aguas residuales y maquinaria de todo tipo. 
  • La ceniza se amontona en las carreteras, vías férreas y los senderos, como la nieve, pero se asemeja a arena suave
  • Las cenizas finas pueden ser resbaladizas.
  • El peso de la ceniza puede provocar el colapso de los techos.
  • En caso de caída de ceniza moderada o abundante, especialmente partículas finas, el asma bronquial y otras afecciones respiratorias crónicas pueden agravarse, tanto en niños como en adultos.
  • La muerte es altamente improbable, aunque podría ocurrir en personas con síntomas graves si no se protegen de las cenizas.
  • Las partículas de cenizas son abrasivas y también pueden causar abrasiones en la córnea
  • Siga las recomendaciones de las autoridades de emergencia.
  • No entre en pánico, mantenga la calma: la ceniza es más molesta que peligrosa para su salud, pero debe minimizar la exposición a las cenizas. 
  • Permanezca adentro hasta que las cenizas se asienten. No haga mandados.
  • Si se encuentra afuera, cúbrase y busque refugio.
  • Mientras esté afuera, use una máscara si está disponible o un pañuelo/paño y protéjase los ojos, la piel y cúbrase la cabeza.
  • Use el teléfono solo si es esencial.
  • Use su radio para obtener información sobre la caída de ceniza.
  • Siga las recomendaciones de las autoridades de emergencia.
  • Debe minimizar la exposición a la ceniza permaneciendo en el interior tanto como sea posible.
  • Busque atención médica si se desarrollan síntomas respiratorios o de pecho.
  • La protección más efectiva es usar una máscara ligera de alta eficiencia (como la N95) o una máscara quirúrgica común.
  • Asegure un buen ajuste de la máscara en la cara, ajustando los clips y las correas para la nariz.
  • Use la misma máscara hasta que esté visiblemente sucia o dañada.
  • Proteja los ojos, la piel y cubra la cabeza.
  • Quítese los lentes de contacto y use anteojos cuando sea posible
  • Minimice la entrada de ceniza a la casa:
    • Cierre puertas y ventanas y selle la abertura de la chimenea de ser el caso.
    • Coloque toallas húmedas en la parte inferior de las puertas y otros lugares donde haya corrientes de aire
    • Minimice el uso de calentadores de aire forzado, aires acondicionados o secadoras de ropa.
    • No use ventiladores.
  • Proteja las fuentes de agua de la contaminación por cenizas. Si el agua tiene un sabor u olor ácido, use agua embotellada.
  • Retire la ceniza de las frutas y verduras lavándolas.
  • Use una radio que funcione con baterías para obtener información.

Las personas deben saber que respirar las cenizas puede ser dañino y se recomienda la protección para todos.

Para la población en general que tiene que dejar sus hogares por períodos cortos, cualquier tipo de mascara quirúrgica común podría ser eficiente. Asegure un buen ajuste de la máscara a la cara, ajustando los clips y las correas para la nariz.

Se deben considerar dos tipos de población para obtener consejos especiales de protección respiratoria:

  • Personas que trabajan afuera y están muy expuestas a la ceniza (por ejemplo, equipos de limpieza, equipos de emergencia y rescate, policía).
  • Las personas que son más vulnerables a las partículas de cenizas (por ejemplo, afecciones médicas graves, pacientes con asma, niños, ancianos).

 CONSECUENCIAS

 IMPACTO EN LA COMUNIDAD

MEDIDAS PREVENTIVAS 

 Respiratoria

 Inhalación de ceniza fina (<10 micras de diámetro)

 Asma, exacerbación de una enfermedad pulmonar preexistente

Pruebas de laboratorio para el tamaño de partícula; use máscaras de alta eficiencia; proteja los hogares / oficinas de la infiltración de cenizas

Inhalación de polvo silíceo (presencia de sílice cristalina, por ejemplo, cuarzo)

Silicosis, si la exposición es pesada y continua (por años): riesgo laboral al aire libre

Pruebas de laboratorio para sílice cristalina, equipo de protección respiratoria

Tóxico 

Ingestión de agua contaminada con fluoruro, posiblemente también metales pesados (por ejemplo, cobalto, arsénico)

Malestar gastrointestinal, incluso la muerte en personas vulnerables (enfermos crónicos)

Pruebas de laboratorio para elementos tóxicos lixiviables; evite beber aguas superficiales (es decir, use agua de cisterna)

Ingestión de alimentos contaminados (como se indicó anteriormente), incluida la leche

Lo mencionado anteriormente

Pruebas de laboratorio para la biodisponibilidad de elementos tóxicos; observar la salud de los animales en busca de alimento, análisis de laboratorio de la leche

Lluvia ácida

Irritación de ojos y piel; posible contaminación tóxica

Protección durante la lluvia; No beba agua de lluvia, especialmente de techos de metal, etc.

 Ocular

Cuerpos extraños en los ojos

Conjuntivitis, abrasiones en la córnea

Uso de gafas protectoras para personas muy expuestas (por ejemplo, trabajadores al aire libre)

Mecánica

Colapso del techo y caída desde los techos

Trauma

Prevenir la acumulación de cenizas; tener cuidado por el peligro de caídas desde los techos al realizar limpiezas

Accidentes automovilísticos (carreteras resbaladizas y poca visibilidad)

Trauma

Control de tráfico

Daño en los motores de la aeronave

Trauma

Alerta de erupción al tráfico aéreo

Interferencia de radio y TV

Incapacidad de recibir alertas

Pre-erupción: folletos de asesoramiento para todos los hogares

Cortes de electricidad (cenizas húmedas en aisladores horizontales)

Suspensión de servicios públicos, calefacción del hogar, etc.

Cubra aislantes y organice equipos de reparación de emergencia

Escasa visibilidad

Cesación del transporte de emergencia; casas y viajeros varados; trauma

Designar refugios de emergencia