ASSA2030 - Objetivo 10

Agenda de Salud Sostenible para las Américas 2018-2030

Objetivo 10

Objetivo 10: Enfermedades Transmisibles

Reducir la carga de las enfermedades transmisibles y eliminar las enfermedades desatendidas.

goal 10
ALCANCE

El propósito de este objetivo es reducir la mortalidad, la morbilidad y el estigma asociados con algunas de las enfermedades transmisibles y desatendidas más devastadoras del mundo, que exacerban la mala salud, la pobreza y las inequidades en la Región de las Américas. En el contexto del acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud, las intervenciones eficaces para prevenir, controlar, tratar y eliminar estas enfermedades se extienden más allá del sector de la salud y abarcan otros sectores, como el de la educación, el del agua y el saneamiento y el del trabajo, e intentan llegar a poblaciones en condiciones de vulnerabilidad para abordar los determinantes sociales de la salud subyacentes. Se deberá poner énfasis en lo siguiente:

  • la infección por el VIH/sida y las infecciones de transmisión sexual;
  • las hepatitis virales;
  • la tuberculosis;
  • las enfermedades transmitidas por vectores (malaria, dengue, zika, chikunguña, fiebre amarilla, enfermedad de Chagas);
  • las enfermedades desatendidas, tropicales y zoonóticas;
  • las enfermedades prevenibles mediante vacunación;
  • la vigilancia de la resistencia a los antimicrobianos;
  • la inocuidad de los alimentos (riesgos biológicos y químicos).
METAS PARA EL AÑO 2030
  • Poner fin a la epidemia de la infección por el sida (meta 3.3 de los ODS).(1)
  • Poner fin a la epidemia de la tuberculosis (adaptación de la meta 3.3 de los ODS).
  • Eliminar la transmisión vertical (maternoinfantil) del VIH y la sífilis congénita (meta de impacto 8.1 del Plan Estratégico de la OPS).
  • Combatir las enfermedades transmitidas por el agua y otras enfermedades transmisibles (adaptación de la meta 3.3 de los ODS).
  • Detener la transmisión de las hepatitis virales y acelerar la reducción de las infecciones crónicas y las muertes por hepatitis a fin de eliminar las hepatitis virales como problema importante de salud pública en la Región de las Américas (adaptación de la Estrategia mundial del sector de la salud contra las hepatitis víricas 2016-2021 de la OMS).
  • Eliminar la transmisión local de la malaria en los Estados Miembros y evitar el posible restablecimiento de la enfermedad (adaptación del Plan de acción para la eliminación de la malaria 2016-2020 de la OPS, documento CD55/13 [2016]).(2)
  • Eliminar las enfermedades infecciosas desatendidas(3) como problema de salud pública (adaptación del Plan de acción para la eliminación de las enfermedades infecciosas desatendidas y las medidas posteriores a la eliminación 2016-2022 de la OPS, documento CD55/15 [2016]).
  • Tratar y prevenir las enfermedades infecciosas, incluido el uso responsable y racional de medicamentos seguros, efectivos, accesibles, asequibles y de calidad (adaptación del Plan de acción sobre la resistencia a los antimicrobianos de la OPS, documento CD54/12, Rev. 1 [2015]).
  • Mitigar los riesgos con respecto a la inocuidad de los alimentos (resultado intermedio 1.7 del Plan Estratégico de la OPS).
  • Controlar la transmisión del dengue, el chikunguña, el zika y la fiebre amarilla con un enfoque integrado e intersectorial (Estrategia para la prevención y el control de las enfermedades arbovirales de la OPS, documento CD55/16 [2016]; y Respuesta mundial para el control de vectores de la OMS, documento A70/26 Rev. 1 [2017]).
  • [1]  Los indicadores de esta meta se definirán en los planes estratégicos de la OPS e incluirán la medición de la reducción de nuevas infecciones por VIH de acuerdo al indicador ODS 3.3.1.
  • [2]  La eliminación de la malaria es factible en los países endémicos de la Región de las Américas y es posible a largo plazo como meta regional. En los últimos 15 años la transmisión de la malaria se ha reducido de forma importante en varios países de la Región. En el 2016, Argentina y Paraguay completaron 6 y 5 años, respectivamente, sin notificación de casos autóctonos, y Belice, Costa Rica y El Salvador notificaron, respectivamente, 4, 4 y 13 casos autóctonos. En América del Sur, Suriname ha tenido un gran resultado en el control de la transmisión, con 64 casos autóctonos en el 2016 después de registrar 16.003 casos en el 2001. La drástica reducción en el número de casos en estos países es la principal evidencia en favor de la factibilidad de la eliminación de la malaria en las condiciones de transmisión de la Región con el uso de las intervenciones actualmente disponibles. En términos de sostenibilidad, los países de la Región y la Oficina también cuentan con el apoyo y el compromiso de múltiples asociados estratégicos en la implementación de intervenciones para eliminar la transmisión de la malaria y evitar un posible restablecimiento.
  • [3]  Principalmente, la leishmaniasis, la lepra, la filariasis linfática, la oncocercosis, el tracoma y la esquistosomiasis.