Oncocercosis: El último foco