Se amplía el proyecto regional “Trabajando juntos para combatir la resistencia a los antimicrobianos” para abordar las amenazas de la RAM asociadas con la COVID-19

14 Oct 2021
antibiotics-stock-1500

La FAO, la OIE y la OPS, organizaciones implementadoras del proyecto regional “Trabajando juntos para combatir la resistencia a los antimicrobianos”, firmaron una adenda con la Unión Europea para extender esta iniciativa un año más y apoyar con acciones que reduzcan el impacto de la pandemia de COVID-19 en la resistencia a los antimicrobianos (RAM) y prevengan futuras enfermedades emergentes con potencial pandémico. El proyecto, que inicialmente tenía una duración de 3 años (2020-2022) e involucra a 7 países latinoamericanos estará vigente hasta el 2023. 

Acerca de esta adenda

Desde el inicio de la pandemia, se ha hecho un uso intensivo de antibióticos para el tratamiento infecciones bacterianas en pacientes enfermos de COVID-19, que ha contribuido al aumento en las infecciones por patógenos multirresistentes y causado la emergencia de nuevos mecanismos de RAM. Además del impacto directo sobre la RAM como resultado del mayor uso de antibióticos en la salud humana, se debe considerar y evaluar la transmisión de la RAM más allá del sistema de salud, por ejemplo, la liberación de mayores niveles de antimicrobianos en las aguas residuales de los hospitales que afectarán los niveles de antimicrobianos en el medio ambiente. Esto incidirá en el nivel de resistencia tanto en los animales (silvestres o de producción) como en los sistemas agrícolas y naturales.

Por otro lado, la situación actual ha puesto en evidencia la importancia de preservar la sanidad de la fauna silvestre para evitar que enfermedades de los animales silvestres pasen al ser humano. Adicionalmente, la emergencia o reemergencia de enfermedades suele ir acompañada de un uso excesivo de antimicrobianos.

Las organizaciones implementadoras, de acuerdo con sus respectivos mandatos y ámbitos de competencias, han definido una estrategia de acción para mitigar la propagación de la RAM que contribuirá a la prevención de futuras pandemias. Esta estrategia se centra en intensificar las intervenciones para contener la RAM en los siete países participantes (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Uruguay), facilitando la priorización de actividades a través de planes de trabajo nacionales que aborden de manera más específica los nuevos desafíos surgidos durante la pandemia de COVID-19.

El proyecto continuará desarrollando innovadores modelos para la vigilancia integrada de la resistencia y consumo de los antimicrobianos. Además, tomando en cuenta la mayor percepción de riesgo de las enfermedades infecciosas y su potencial epidémico, también se continuará aumentando la concientización y educación a diferentes sectores sobre el problema de la RAM, una amenaza no menos riesgosa e invisible tras la COVID-19.

El proyecto “Trabajando juntos para combatir la resistencia a los antimicrobianos”, se encuentra bajo el marco del concepto “Una Salud” que reconoce que la salud humana y la salud animal son interdependientes y están ligadas a la salud de los ecosistemas en los que existen. Además, destaca la necesidad de un abordaje multidimensional y una respuesta intersectorial a este tema. El fortalecimiento de la gobernanza del enfoque Una Salud, no solo posibilitará consolidar una respuesta efectiva a la RAM, sino, además permitirá comprender y prevenir los riesgos de futuras enfermedades emergentes con potencial pandémico que se originan a nivel de la interfaz entre animales, seres humanos y el ambiente en que cohabitan.

Para la UE es una prioridad trabajar con los países de América Latina en la lucha contra la RAM, es por ello que apoya este Proyecto financiado por el Instrumento de Parternariado con una aportación total de 12,6 millones de euros, los cuales se ejecutarán  durante cuatro años.