Durante la Semana del Bienestar, reflexiones sobre efectos de la pandemia en poblaciones vulnerables en las Américas

16 Sep 2021
Wellness-week-poster-2021

La Habana, 16 de septiembre de 2021 (OPS) — En el marco de las actividades por la Semana del Bienestar 2021, se desarrolló el panel virtual “Estrategias para mitigar los efectos de la pandemia en poblaciones vulnerables de las Américas”, organizada por la Alianza de Asociaciones de Salud Pública de las Américas (AASPA). El objetivo del encuentro fue debatir sobre el impacto inequitativo de las medidas de control pandémico en la salud y el bienestar de poblaciones vulnerables, así como acerca de las políticas públicas y estrategias implementadas por los Estados para atenuar las consecuencias de la situación creada por la COVID-19.

Dr. Alcides Ochoa Alonso

El Dr. Alcides Ochoa Alonso, presidente de la AASPA, ofreció la bienvenida a las personas participantes y manifestó su satisfacción por compartir en esta y otras actividades vinculadas con la Semana del Bienestar, que el presente año se celebra bajo el lema “Construyendo comunidades con equidad”. Asimismo, resaltó la colaboración de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) con la Alianza, y de manera especial destacó la presencia de la Dra. Isabella Danel, exdirectora adjunta de la OPS, quien siempre los ha acompañado en sus principales eventos.

En la sesión intervinieron cuatro especialistas: la académica Paula de Orué, de la Sociedad Chilena de Salubridad; Dra. Alena Valderrama, de la Asociación Canadiense de Salud Pública; el Dr. Luis Eugenio de Souza, de la Federación Mundial de Asociaciones de Salud Pública; Dr. Anulfo López, de la Alianza de Asociaciones de Salud Pública de las Américas; y Dra. Gerry Eijkemans, jefa de la Unidad de Promoción de Salud y Determinantes Sociales de la OPS.

En su presentación, la experta Eijkemans explicó cómo la COVID-19 ha profundizado las desigualdades y ha desplazado las prioridades hacia el trabajo relacionado con la respuesta a la pandemia. Igualmente, comentó las medidas de salud pública impulsadas y los efectos socioeconómicos no deseados que han conllevado, especialmente entre grupos en situación de vulnerabilidad; como trabajadores del sector informal, migrantes, indígenas, personas que viven en condiciones de hacinamiento y en asentamientos o áreas rurales remotas y pobres. “No todos son afectados de la misma manera por la COVID-19”, afirmó.

En general, las exposiciones subrayaron las grandes inequidades en salud que sufren países de la región y grupos poblacionales específicos; fenómeno que ha experimentado un dramático empeoramiento durante la actual pandemia. Igualmente, se esbozaron propuestas de estrategias para su mitigación.

Sin dudas, fue una excelente oportunidad para promover la reflexión acerca de la necesidad de una mayor justicia social, y para unir voces al llamado realizado a las naciones más ricas para contribuir con los países menos desarrollados, con la intención de ayudarlos a fortalecer acciones a favor de la protección social. Se hizo mucho énfasis en la importancia que tiene impulsar esfuerzos que favorezcan el acceso universal a la salud pública, la educación y la información. Todo ello a partir de un cambio de paradigma que abogue por la inclusión, sin dejar a nadie atrás.