Informe de OPS sobre acceso a sangre segura insta a promover la donación voluntaria no remunerada en la Región

30 Sep 2020
Health worker during blood donation

Washington, DC, 30 de septiembre del 2020 (OPS/OMS)- Un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) describe los resultados obtenidos luego de la implementación del Plan de acción para el acceso universal a sangre segura para el período 2014 2019. Dicho Plan, aprobado en 2014 por los países de la Región, buscó asegurar la autosuficiencia de sangre y componentes sanguíneos seguros a través de la donación voluntaria y no remunerada, con el fin de salvar vidas y mejorar el estado de salud de quienes requieren una transfusión.

El informe, que fue publicado esta semana durante el 58.º Consejo Directivo de la OPS, señala que 22 países ya cuentan con un plan nacional de sangre y 19 han mejorado la eficiencia y procesan más de 5.000 unidades de sangre por banco y año, avance que se sustenta en el aumento en la colecta de algunos servicios de sangre. 

Así mismo, resalta que más de 14 países en las Américas han establecido sus necesidades de sangre, lo cual permite organizar mejor la red de servicios de sangre y las necesidades de colecta y de donantes de sangre.

Sin embargo, el reporte señala que persiste el reto de aumentar  la donación voluntaria altruista no remunerada habitual como primer pilar de la seguridad y la disponibilidad de sangre. En este sentido, se indica que el avance de los países para alcanzar la meta del 100% de este tipo de donación fue escaso. 

No obstante, según el reporte, en 11 países la donación voluntaria abasteció más del 90% de las unidades de sangre y en 5 países, entre el 50 % y el 90 %. Los donantes voluntarios no remunerados donaron más de 4,8 millones de unidades de sangre para el 2017, lo que evidencia el esfuerzo de algunos países.

En el informe también se destaca que la estrategia gestión de la calidad en el sistema nacional de sangre y el tamizaje para detectar agentes infecciosos transmitidos por transfusión presentó los mayores avances en sus indicadores. Para 2017, el tamizaje en los países de América Latina y el Caribe para marcadores como los del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), las hepatitis B y C y la sífilis alcanzó el 100 %, y para Trypanosoma cruzi (enfermedad de Chagas) alcanzó el 95%.

El reporte indica que los ámbitos de la vigilancia sanitaria, la hemovigilancia y la gestión del riesgo siguen siendo un reto importante. Son pocos los países en los que la autoridad reguladora está involucrada en las acciones de control y vigilancia de los servicios de sangre y donde los eventos adversos de donantes y receptores de sangre llaman la atención de los sistemas de vigilancia epidemiológica.

Entre las recomendaciones, señala la necesidad de promover el aumento de la donación voluntaria no remunerada, y fortalecer la gobernanza sobre los servicios de sangre, con énfasis en la vigilancia sanitaria, la hemovigilancia, la gestión del riesgo y la organización de los servicios de sangre.

El informe Plan de acción para el acceso universal a sangre segura: informe final, es resultado de la resolución CD53.R6 aprobada en 2014 durante el 53º Consejo Directivo de la OPS.