Vigilancia y Monitoreo del VIH e Infecciones de Transmisión Sexual

La vigilancia de salud pública consiste en recopilar, analizar, interpretar y difundir de manera continua y sistemática los datos relacionados con la salud necesarios para la planificación, la ejecución y la evaluación de las prácticas de salud pública. Su objetivo es establecer las prioridades de salud pública y fundamentar las estrategias y políticas públicas.


Entre las funciones de la vigilancia de salud pública se encuentran las siguientes:

  • Servir como sistema de alerta temprana de las emergencias de salud pública inminentes.
  • Estimar la magnitud y el alcance de los problemas de salud, medir las tendencias y caracterizar las enfermedades.
  • Evaluar la eficacia de los programas y las medidas de control.
  • Dar seguimiento a las características epidemiológicas de los problemas de salud y explicarlas, así como fomentar la investigación.

La vigilancia, el seguimiento y la evaluación de la infección por el VIH son primordiales para que los gerentes de los programas evalúen el impacto y la eficacia de las intervenciones y los vínculos entre los servicios a lo largo de la secuencia de prevención, tratamiento y atención de la infección por el VIH y las afecciones conexas. Los sistemas de seguimiento de los pacientes son importantes para prestar apoyo a las personas que reciben tratamiento a lo largo del tiempo y para que sigan acudiendo a los servicios de atención cuando cambian de consultorio o de distrito, de manera de asegurar su retención en la atención. Asimismo, es esencial dar seguimiento a los resultados, incluida la mortalidad, la supervivencia, la incidencia, la toxicidad y las reacciones adversas, la farmacorresistencia y la supresión de la carga viral.

Lo que la OPS hace

En el 2020, la Organización Mundial de la Salud publicó las directrices consolidadas sobre información estratégica acerca de la infección por el VIH  [en inglés]. En estas directrices —una actualización de las directrices consolidadas sobre información estratégica publicadas por la OMS en el 2015— se presenta un conjunto de indicadores básicos consolidados y orientación sobre la selección, la recopilación y el análisis sistemático de información estratégica para manejar y dar seguimiento a la respuesta nacional del sector de la salud frente a la infección por el VIH.

La OPS está colaborando con los países para mejorar la información estratégica sobre los servicios que se prestan a los grupos de población clave y la vigilancia de la infección por el VIH, brindando apoyo a los países para calcular los resultados de la secuencia de la atención del VIH y la secuencia en la prevención de la infección, y mejorando los datos sobre las infecciones de transmisión sexual con los ejercicios de creación de modelos sobre las ITS, incluida la sífilis congénita.