Infecciones de Transmisión Sexual

Se sabe que hay más de 30 bacterias, virus y parásitos diferentes que se transmiten por contacto sexual. Según las últimas estimaciones de la OMS, aproximadamente 38 millones de personas sexualmente activas de 15 a 49 años de edad en las Américas tienen una ITS fácilmente curable (Clamidia, gonorrea, sífilis y/o tricomoniasis). Las ITS pueden tener importantes consecuencias para la salud, incluidos síntomas en los genitales, complicaciones durante el embarazo, infertilidad, aumento en la probabilidad de transmisión del VIH y efectos psicosociales.

A nivel mundial, los esfuerzos para detener la epidemia de ITS están guiados por la Estrategia Mundial de la Salud del Sector de Salud de las ITS, 2016-2021, que proporciona objetivos, metas y acciones prioritarias. A nivel regional, el Plan de Acción para la Prevención y el Control del VIH y de las Infecciones de Transmisión Sexual 2016-2021 apoya una respuesta acelerada, enfocada, más eficaz, innovadora y sostenible por los países de las Américas, allanando el camino hacia el objetivo de poner fin a las epidemias de SIDA y de las ITS como problemas de salud pública para 2030. 

Lo que la OPS hace

La OMS formula normas y pautas mundiales para el tratamiento y la prevención de las ITS, fortalece los sistemas de vigilancia y seguimiento de estas infecciones, incluida la gonorrea farmacorresistente, y lidera la formulación de la agenda mundial de investigación sobre las ITS.

Nuestra labor se rige actualmente por la Estrategia mundial del sector de la salud contra las infecciones de transmisión sexual, 2016 -2021, aprobada por la Asamblea Mundial de la Salud en el 2016, y la Estrategia mundial para la salud de la mujer, el niño y el adolescente de las Naciones Unidas, aprobada en el 2015, que destacan la necesidad de adoptar un conjunto integral e integrado de intervenciones esenciales, con información y servicios para la prevención de la infección por el VIH y otras infecciones de transmisión sexual.

A nivel regional, el Plan de acción para la prevención y el control de la infección por el VIH y las infecciones de transmisión sexual 2016-2021 sirve de apoyo a una respuesta acelerada, focalizada, más eficaz, innovadora y sostenible de parte de los países de la Región de las Américas, allanando el camino hacia la meta de poner fin a las epidemias de sida e ITS como problemas de salud pública para el 2030.