Buenos Aires, 26 de agosto de 2013 (OPS/OMS).- El Congreso Mundial de Salud Mental, del que participan más de 5.000 asistentes de unos 70 países, fue inaugurado hoy en Buenos Aires con un llamado al logro de la equidad, al respeto de los derechos y a la no discriminación en la atención de personas con padecimiento mental. En este punto coincidieron los principales referentes de los ministerios de Salud y Trabajo, de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y expertos del sector durante la apertura oficial del encuentro, que se extenderá hasta el próximo miércoles.

Se trata del Congreso Mundial de Salud Mental con mayor convocatoria de la historia, resaltaron desde la Federación Mundial de Salud Mental y la Asociación Argentina de Salud Mental (AASM), organizadores de la reunión. En esta ocasión, los participantes presentarán unos 1.600 trabajos, entre posters, simposios, talleres y actividades culturales. 

Ante un salón colmado de asistentes, el representante de la OPS/OMS en Argentina, Pier Paolo Balladelli, pidió poner "especial atención" durante el congreso en la atención de grupos vulnerables, es decir, "aquellos que son discriminados social y económicamente de una forma evitable", subrayó. "El Plan de Acción Integrado de Salud Mental 2013-2020 de la OMS marca un hito en este sentido porque indica que todas las políticas públicas deben abarcar a los grupos vulnerables", señaló.

También valoró la importancia de las convenciones internacionales sobre derechos de las personas y la reciente reglamentación de la ley nacional de salud mental, que amplía los derechos de las personas con trastornos mentales y establece el derecho a recibir atención integral como una cuestión de Derechos Humanos.

"La salud es una cuestión social y un derecho humano universal. La prevención y promoción en salud mental son estrategias fundamentales, con un enfoque de protección de derecho a los usuarios, de la mano de un Estado presente, activo y promotor", afirmó el viceministro de Salud y secretario de Determinantes Sociales de la Salud de la Nación, Eduardo Bustos Villar, durante la inauguración de la reunión.

Bustos Villar enumeró varios de los derechos que debe tener garantizados cualquier persona con trastornos mentales, como el derecho a la intimidad, a la atención sanitaria adecuada, a la no discriminación y a la autonomía personal, que "tiene que ver con la dignidad", reflexionó.

En el marco del encuentro, que se realiza en el Hotel Panamericano, también se desarrollan el II Congreso Iberoamericano sobre Acoso Laboral e Institucional y la I Jornada Nacional de Salud y Derechos Humanos. "La salud y el trabajo están muy entrelazados y forman parte sustantiva de los derechos humanos", explicó el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, quien repasó las políticas implementadas en los últimos años en favor de los derechos de los trabajadores y de su identidad. Bustos Villar y Tomada firmaron además una serie de convenios de colaboración entre las dos carteras contra la violencia laboral.

El congreso incluirá numerosas exposiciones y mesa redondas sobre abordajes terapéuticos, desmanicomialización y derecho de los discapacitados mentales, adicciones, área Laboral, bioética, conceptos teóricos en psiquiatría y cuidados paliativos, entre otras temáticas. "Estamos en un espacio heterogéneo de prácticas que buscan la inclusión plena de las personas con padecimiento mental, como sujetos plenos de derecho. Y es necesario que las diferentes miradas puedan lograr un trabajo colectivo", aseguró el presidente de la AASM, Alberto Trimboli.

Para más información:

Acceda al discurso del Dr. Balladelli

http://www.wmhc2013.aasm.org.ar/es