La UNCTAD y la OPS identifican formas para favorecer la protección del consumidor y la salud tras la pandemia de COVID-19

24 Mar 2021
consumer protection

Washington DC, 18 de marzo del 2021 (OPS) - La Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) organizaron un seminario virtual en el marco del proyecto de cooperación técnica que busca fortalecer la protección al consumidor en la prestación de servicios de salud después de la pandemia de COVID-19.

Participaron del encuentro representantes de los ministerios de salud de la Región,  las agencias de protección del consumidor y de protección social, los órganos de formulación de políticas de los Estados Miembros, las Comisiones Económicas Regionales de las Naciones Unidas (CEPA, CESPAO, CEPAL),  la OPS, la Agencia de Salud Pública del Caribe (CARPHA) y la UNCTAD.

Los participantes discutieron sobre cómo la pandemia afectó la provisión de servicios de salud en la Región y de qué manera la política del consumidor puede contribuir a mejorar el bienestar de los consumidores en este sector clave. 

“Previo a la pandemia, la Región ya era una de las más inequitativas del mundo y más aún en términos de acceso a la salud, con sistemas de salud segmentados en su financiamiento, fragmentados en la organización de sus servicios y con limitaciones en recursos para el financiamiento de elementos fundamentales como recursos humanos, infraestructura, tecnología y gestión”, dijo Amalia Del Riego,  jefa de la Unidad de Servicios de Salud y Acceso de la OPS/OMS.

“En este contexto la pandemia también puso en evidencia grandes debilidades en las capacidades de los países de liderar procesos de cambios sustantivos, de reforma, de regulación y de las funciones esenciales de salud pública, que son necesarias para un sistema de salud que sea fuerte, resiliente y que pueda enfrentar estas situaciones”, agregó Del Riego. 

Esta iniciativa forma parte de la organización de una serie de seminarios web con los representantes de las Comisiones Económicas Regionales (CER) de las Naciones Unidas para estimular debates entre las partes interesadas de alto nivel de los Estados Miembros sobre cómo fortalecer las políticas de protección social para "no dejar a nadie atrás" durante la pandemia y ayudar a una recuperación más rápida a través de políticas de protección del consumidor y de protección social.

El proyecto de cooperación técnica se ha inspirado en las palabras del Secretario General de la ONU, António Guterres, quien durante los primeros días de la pandemia dijo “simplemente no podemos volver a donde estábamos antes de que golpeara la COVID-19, con sociedades innecesariamente vulnerables a las crisis. Necesitamos construir un mundo mejor”. 

En la primera etapa del proyecto, se elaboró un informe que establece una gama más amplia de funciones de protección del consumidor que están relacionadas con los servicios de salud y tiene como objetivo establecer los vínculos entre la protección social y la salud. 

Del Riego destacó la importancia de enlazar estos dos campos poniendo el foco en la salud universal. “Universal significa ‘universal’, y la salud es un derecho, por tanto, una responsabilidad inalienable de los Estados Miembros, tal como se refleja en los valores presentes en la Estrategia para el acceso universal a la salud y la cobertura universal de salud  como lo son el derecho a la salud, la equidad y la solidaridad y que se expresan en las cuatro líneas estratégicas que  están orientadas a abordar los principales retos de los sistemas de salud”.

En el cierre del evento, Del Riego compartió tres ideas clave para llevar adelante esta iniciativa. “Lo primero es vincular la salud universal con la protección social, entendiendo que eso incluye la universalidad de la salud. El segundo elemento, indispensable en este momento, es aumentar los  esfuerzos para lograr transformaciones sustanciales de los sistemas de salud que puedan abordar los problemas que tienen los países, como son las barreras de acceso, la segmentación del financiamiento y la fragmentación de los servicios. Por último, que estos procesos de transformación de los sistemas incorporen el fortalecimiento de las funciones esenciales de la salud pública (FESP), como se expresa detalladamente en la reciente publicación la de la OPS”.

Este evento fue el primero de una serie de seminarios virtuales que buscan lograr una mayor comprensión de la potencial área de cooperación entre las agencias de protección del consumidor y las autoridades de salud. Asimismo, se busca lograr un mejor conocimiento de los objetivos comunes de ambas áreas políticas y fomentar la cooperación entre organismos públicos.