El cáncer es una de las principales causas de mortalidad en las Américas. En el 2008, causo 1,2 millones de muertes, un 45% de las cuales ocurrieron en América Latina y el Caribe. Se espera que la mortalidad por cáncer en las Américas aumente hasta 2,1 millones en el 2030. Alrededor de un tercio de todos los casos de cáncer podrían prevenirse evitando factores de riesgo clave como el tabaco, el consumo abusivo de alcohol, la dieta poco saludable y la inactividad física. Los programas de tamizaje y vacunación representan intervenciones efectivas para reducir la carga de determinados tipos de cáncer. Muchos cánceres tienen una probabilidad de curación elevada si se detectan temprano y se tratan adecuadamente.

Hoja informativa

Todas las personas, tanto de manera colectiva como individual, pueden contribuir a la reducción de la carga del cáncer.

De manera individual, las personas pueden:

  • Hablar con su doctor sobre su riesgo de cáncer y cómo reducirlo
  • Participar en los programas de cribado del cáncer
  • Adoptar una vida saludable para reducir su riesgo de cáncer
  • Abogar por un mejor acceso a la detección del cáncer y de los servicios de tratamiento
  • Compartir su experiencia o la de algún ser querido con el cáncer
  • Apoyar a las personas con cáncer
  • Entender que la detección precoz y el tratamiento oportuno salvan vidas

De manera colectiva, es posible:

  • Prevenir el cáncer
  • Detectar el cáncer en etapas tempranas y mejorar los resultados
  • Tratar eficazmente el cáncer, si se detecta en etapas tempranas
  • Crear políticas públicas saludables para reducir los factores de riesgo del cáncer
  • Mejorar el acceso a la atención del cáncer y al tratamiento oncológico
  • Demostrar la necesidad de invertir en la detección, el tratamiento y la investigación del cáncer
  • Comprender mejor las causas y los riesgos de cáncer y cómo prevenirlo
  • Formar buenos profesionales para la lucha contra el cáncer
  • Educar a la población para prevenir el cáncer

 

Lo que la OPS hace

La OPS trabaja con los países de la región para reducir 25% las muertes prematuras por enfermedades no transmisibles, entre ellas el cáncer, para 2025. A través de su plan de acción lanzado en octubre de 2013 promueve estrategias de reducción del uso de tabaco y alcohol, apoya la introducción de la vacuna contra el VPH y las pruebas de detección; e impulsa mejoras en la calidad y el acceso al diagnóstico temprano del cáncer de mama. También fomenta mejoras en los servicios de radiología y en el acceso a medicamentos de quimioterapia esenciales y asequibles; así como promueve la expansión del acceso a programas de cuidados paliativos y opioides para el alivio del dolor y el manejo de síntomas.

Entre las estrategias propuestas por la OPS para reducir el riesgo de cáncer, así como de otras enfermedades no transmisibles, figuran:

  • Aumentar los impuestos, restringir el acceso y advertir sobre los peligros del tabaco y del uso nocivo del alcohol.
  • Promover la conciencia pública acerca de la dieta saludable, la actividad física y el peso saludable.
  • Inmunizar contra la hepatitis B desde el nacimiento para prevenir el cáncer de hígado, y contra el Virus del Papiloma Humano a las adolescentes para prevenir el cáncer cervicouterino.
  • Organizar programas de tamizaje para detectar y tratar las lesiones precancerosas y prevenir el cáncer cervicouterino, además de detectar en forma temprana el cáncer de mama.