Geohelmintiasis

Las helmintiasis transmitidas por el contacto con el suelo, conocidas como geohelmintiasis o parásitos intestinales, son las infecciones más comunes a nivel mundial y afectan a las poblaciones más pobres y vulnerables. Los agentes causales son Ascaris lumbricoides, Trichuris trichiura y las uncinarias. En las Américas, las helmintiasis transmitidas por el contacto con el suelo están presentes en toda la Región.

Se estima que una de cada tres personas está infectada por geohelmintos y cerca de 46 millones de niños entre 1 y 14 años están en riesgo de infectarse por estos parásitos [aproximadamente 13 millones de niños en edad pre-escolar (1 a 4 años) y 33,3 millones en edad escolar (de 5 a 14 años)], por falta de saneamiento básico y acceso a agua potable. La infección es más frecuente en mujeres y niños. La falta de acceso a agua y saneamiento es la causa de la persistencia de estas infecciones. La desparasitación masiva una o dos veces al año en comunidades y países con altas prevalencias, junto con medidas de higiene personal, e incremento al acceso a agua y saneamiento son las intervenciones para reducir la carga de enfermedad.
 

Galería fotográfica

Datos clave
  • A nivel mundial, 1.500 millones de personas están infectadas por helmintos transmitidos por contacto con el suelo considerándose la infección más frecuente del mundo.
  • En las Américas, las helmintiasis transmitidas por contacto con el suelo están presentes en toda la región y se estima que una de cada tres personas está infectada. Cerca de 46 millones de niños entre 1 y 14 años están en riesgo de infectarse por estos parásitos. Los países donde hay mayor presencia de helmintiasis son: Brasil, Colombia, México, Bolivia, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Perú y República Dominicana.
  • La mejora y el incremento del acceso a instalaciones de saneamiento básico, como letrinas de pozo ventilado y pozos sépticos, son fundamentales para eliminar apropiadamente las heces humanas, ya que 1 gramo de heces de un individuo infectado puede contener hasta 100 huevos de parásitos.
  • La OPS/OMS recomienda la quimioterapia preventiva (administración masiva de antiparasitarios) con Albendazol (400mg) y Mebendazol (500mg) a los niños en edad preescolar (12-23 meses) y en edad escolar, niñas adolescentes, mujeres en edad reproductiva, mujeres embarazadas después del primer semestre de embarazo, individuos co-infectados con el VIH y adultos que trabajan en la agricultura o minería en zonas de riesgo. El tratamiento debe administrarse una vez al año cuando la prevalencia inicial de infecciones por helmintos transmitidos por contacto con el suelo (geohelmintos) en la comunidad es superior al 20% y dos veces al año cuando la prevalencia de infecciones por geohelmintos en la comunidad es superior al 50%. Esta intervención reduce la morbilidad al reducir la carga parasitaria. Además, la educación en salud y en buenas prácticas higiénicas reduce la transmisión y la reinfección al promover comportamientos saludables. La provisión de saneamiento adecuado también es importante, aunque no es siempre posible en entornos con pocos recursos.
Hoja informativa
  • Las geohelmintiasis o helmintiasis transmitidas por contacto con el suelo, comúnmente conocidas como lombrices intestinales, afectan en general a las comunidades más pobres. Se transmiten por huevos de los parásitos presentes en las heces humanas que contaminan el suelo en las zonas con deficientes sistemas de saneamiento.
  • Los agentes causales de esta infección son los nematodos (Ascaris lumbricoides, Trichuris trichiura) y las uncinarias (Necator americanus y Ancylostoma duodenale), los cuales infectan a los humanos a través de la ingesta de alimentos contaminados con sus huevos, o por la penetración de larvas desde el suelo a través de la piel (larvas de Ancylostoma) principalmente al andar descalzos en el suelo contaminado.
  • La infección es más frecuente en niños y mujeres. En las mujeres gestantes produce anemia y riesgo de tener hijos con bajo peso al nacer, mientras que los niños infectados sufren deterioro físico, nutricional y cognitivo, debido a la mala absorción de micronutrientes y anemia, porque los gusanos se alimentan de tejidos del huésped, en particular de sangre, lo que determina una pérdida de hierro y proteínas.
  • Las geohelmintiasis tienen un gran impacto en el desarrollo social y económico de las comunidades con altas prevalencias debido a que inciden en la capacidad del trabajo de los adultos y en el ausentismo escolar entre los niños.
  • Las personas con infección leve por lo general no presentan síntomas. Las infecciones más graves pueden causar diversos síntomas, entre ellos: diarrea, dolor abdominal, malestar general y debilidad.
  • Las buenas prácticas de higiene, como el lavado de manos y aseo personal son medidas que previenen la infección. Además, en los lugares de riesgo, el uso de calzado es importante para que los niños no se infecten por la tierra contaminada.
Lo que la OPS hace

La OPS brinda apoyo a los países endémicos a geohelmintiasis, mediante cooperación técnica directa, entrenamiento, desarrollo de herramientas y documentos técnicos para guiar a los países a conseguir las metas para su control y eliminación como problema de salud pública. 

  • En 2001, la Asamblea Mundial de la Salud aprobó la Resolución WHA54.19, cuyo objetivo es reducir la mortalidad, la morbilidad y mejorar la salud y el desarrollo de las comunidades infectadas por las helmintiasis transmitidas por el contacto con el suelo y la esquistosomiasis, garantizando el acceso a los medicamentos esenciales contra estas dos enfermedades, con el fin de tratar al menos entre el 75% y el 100% de todos los niños en edad escolar en riesgo de morbilidad por geohelmintos para el año 2010, complementado con la aplicación simultánea de planes de ampliación de la cobertura de saneamiento básico y agua potable. Al nivel mundial, no se alcanzó esta meta aún pero ha aumentado el número anual de niños recibiendo los antihelmínticos.
  • En 2009, el Consejo Directivo de la OPS/OMS aprobó la Resolución CD49.R19 sobre la eliminación de enfermedades desatendidas y otras infecciones relacionadas con la pobreza, instando a los Estados Miembros a adoptar las medidas necesarias para controlar la geohelmintiasis (entre otras enfermedades infecciosas desatendidas) y reducir su carga como problema de salud pública para el 2015. La meta para geohelmintiasis establecida en esta resolución fue reducir las prevalencias superiores al 50%, encontrada en los niños en edad escolar en zonas de alto riesgo, a una prevalencia inferior al 20% en 2015. 
  • En 2013, la Organización de los Estados Americanos-OEA aprobó la Resolución AG/RES.2810(XLIII-O/13) respaldando lo establecido en la Resolución CD49.R19 de la OPS/OMS; y en 2013, la Asamblea Mundial de la Salud aprobó la Resolución WHA62.12 instando a los Estados Miembros a ejecutar las intervenciones de lucha contra las enfermedades tropicales desatendidas (incluyendo las geohelmintiasis) y lograr las metas establecidas en la hoja de ruta para estas enfermedades.
  • En 2015, la OPS/OMS publicó el documento Pautas operativas para la puesta en marcha de actividades integradas de desparasitación que proporciona elementos para incrementar y optimizar las actividades de desparasitación para reducir las secuelas, prevalencia e intensidad de la infección de las geohelmintiasis en los países de las Américas.
  • En 2016, el Consejo Directivo de la OPS, mediante la resolución CD55.R9, aprobó el Plan de acción para la eliminación de las enfermedades infecciosas desatendidas y las medidas posteriores a la eliminación 2016-2022. Este plan incluye entre sus objetivos reducir la carga de morbilidad ocasionada por las geohelmintiasis.
  • La OPS/OMS provee los medicamentos antiparasitarios, Albenzadol y Mebendazol de forma gratuita a los países afectados para sus programas de desparasitación masiva periódica.
  • En 2017 la OPS/OMS publicó la Guía Quimioterapia preventiva (QP) para el control de las geohelmintiasis en grupos de población en riesgo. Que incluye recomendaciones basadas en datos científicos sobre la QP como intervención de salud pública en áreas donde las geohelmintiasis son endémicas, para disminuir la carga de morbilidad por geohelmintiasis en niños, adolescentes, mujeres en edad reproductiva y embarazadas, y los coinfectados por VIH.
  • En 2013 la OPS/OMS publicó el documento técnico para la Evaluación de la eficacia de los medicamentos antihelmínticos contra la esquistosomiasis y las geohelmintiasis.
  • En 2017 la OPS publicó Herramientas para el monitoreo de coberturas de intervenciones integradas de salud pública. Vacunación y desparasitación para las geohelmintiasis.
  • En 2017 la OPS publicó Quimioterapia preventiva para las enfermedades infecciosas desatendidas: Manual para formularios de registro.
  • En 2019, la OPS desarrolló un curso en línea "Helmintiasis transmitidas por el contacto con el suelo: prevención, tratamiento y control". Este curso es una herramienta de formación y capacitación para médicos y demás profesionales de la salud encargados del cuidado de las personas, así como para los responsables de las estrategias de control de las Geohelmintiasis a nivel nacional y subnacional. Es un curso de autoaprendizaje abierto, y está disponible en el Aula Virtual de la OPS en https://mooc.campusvirtualsp.org/enrol/index.php?id=10