Washington, D.C., 28 de septiembre del 2015 (OPS/OMS) — Corrían los años sesenta. La arquitectura modernista estaba a la orden del día, la arquitectura de Washington no era parte de esa corriente, y el primer organismo internacional dedicado a la salud pública del mundo gozaba de reconocimiento.

Eidificio de la Sede de la OPSEl resultado fue la inauguración de la sede de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), hace 50 años esta semana, en un edificio que dejó impresionados a los habitantes del Distrito de Columbia en aquella época y que, hasta hoy, sigue siendo una expresión arquitectónica vanguardista e intrigante en medio de la habitual sobriedad del barrio de Foggy Bottom.

El edificio de la OPS, diseñado por el arquitecto uruguayo Román Fresnedo Siri, es un gigantesco cilindro, elevado por columnas de sostén a nivel del suelo y con un telón de fondo formado por una torre levemente curva de 10 pisos que parece rodearlo como si fuera una mano. Fresnedo Siri lo concibió como un homenaje al arquitecto suizo-francés Charles Édouard Jeanneret-Gris, mejor conocido como Le Corbusier, considerado uno de los pioneros de lo que se conoce como la arquitectura moderna.

Hasta hoy, sus elegantes líneas, su amplia plazoleta revestida de astas de banderas, las columnas de sostén conocidas como pilotes y el revestimiento de su módulo central de estructura circular en las complejas lumbreras que sirven de parasoles conocidos como brise soleil ,hacen del edificio una de las obras más distintivas de la ciudad.

Pero más allá de la apariencia idiosincrática del edificio hay una historia profundamente significativa. En su ambición por construir una sede tan distintiva, la OPS, fundada en 1902 (antes que la Organización Mundial de la Salud de la cual luego pasó a formar parte), le demostró al mundo su propia singularidad como organización y su determinación de marcar una diferencia en la vida de los pueblos de la región de las Américas.

"La salud es similar a la belleza", dijo John Gardner, entonces secretario de Salud, Educación y Bienestar de los Estados Unidos, en la inauguración del edificio el 27 de septiembre de 1965. "A un edificio dedicado al ideal de lograr mejor salud para los pueblos de las Américas le corresponde expresar esa belleza en su forma y diseño", añadió.

En una ceremonia que se celebró hoy, 50 años después de haber abierto sus puertas el 27 de septiembre de 1965, se rindió homenaje una vez más al edificio situado en la calle 23 N.W. y la Avenida Virginia, y a la visión humanitaria que todavía representa.

Carlos Fresnedo, sobrino de Fresnedo Siri, recibió el reconocimiento por el logro del arquitecto quien falleció en 1975. Lo acompañó Alix Cantave, de la Fundación W. K .Kellogg, que prestó el dinero a la OPS para construir el edificio de la sede, y Karen DeSalvo, Subsecretaria de Salud interina de los Estados Unidos, en representación del gobierno de su país, que donó el terreno a la OPS para su construcción, a media cuadra del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

En el momento de trasladarse al edificio diseñado por Fresnedo Siri, la OPS había comenzado a evolucionar de sus inicios como una pequeña oficina creada para combatir la propagación de las enfermedades en el continente, a una institución en proceso de madurez con la arrolladora misión de mejorar todos los aspectos de la salud pública. Después de la Segunda Guerra Mundial y de la creación del sistema de las Naciones Unidas, se le solicitó que sirviera como oficina regional de la OMS. Por otra parte, tras medio siglo bajo el liderazgo de tres directores generales de sanidad de los Estados Unidos, la OPS empezó un proceso de latinoamericanización que llevó en 1957 a la elección del chileno Abraham Horwitz como Director.

Los años sesenta trajeron la Alianza para el Progreso creada por John F. Kennedy y dirigida hacia el sur del continente, dentro de la cual se recurrió a la OPS para supervisar los proyectos de salud complementarios de las iniciativas de desarrollo económico en América Latina y el Caribe. A medida que se ampliaron sus operaciones, su creciente cuadro de personal en Washington extendió al máximo los límites de sus oficinas.

Pero pese de su importancia cada vez mayor, la OPS carecía de fondos para adquirir su propia sede.

Fue entonces que Estados Unidos donó el terreno triangular de 0,4 hectáreas para el edificio de la OPS, y la Fundación Kellogg otorgó a la OPS una subvención de US$ 5 millones para su diseño y construcción.

Aún la estructura de la subvención de la Fundación Kellogg, con sede en Battle Creek (Michigan), fue representativa de las ambiciones de la OPS. Se concedió en forma de préstamo sin intereses, amortizable en incrementos anuales pagaderos a un fondo especial establecido por la Fundación Kellogg para promover iniciativas de salud pública en las Américas.

"En otras palabras, el reintegro dará lugar a una mayor actividad guiada por [la OPS] para el logro de sus fines", dijo en la inauguración Emory W. Morris, entonces presidente de la Fundación Kellogg. "Creemos... que no podría haber una inversión mejor ni más gratificante de esos fondos."

La inversión valió la pena. En la actualidad, la OPS emplea a más de 2.000 expertos en salud pública y funcionarios de apoyo en todo el continente, y tiene un papel protagónico en el control y la erradicación de las enfermedades transmisibles, incluidas la malaria, la fiebre amarilla, el sarampión y la tuberculosis. Su cooperación técnica con los ministerios de salud de docenas de naciones ha sido indispensable para la prestación de servicios de atención de salud, vacunación, nutrición y atención preventiva a cerca de 991 millones de personas en las Américas.

En el centro de todo está el edificio de la OPS de 15.794 m2. Con una pared semejante a una cortina de vidrio protegida del sol por el sistema de brise soleil y sus 29 imponentes medallones de bronce, diseñados por el escultor estadounidense Michael Lantz sobre piedra negra, que representan la fundación de la OPS, el edificio ha sido quizás el mayor logro de Fresnedo Siri.

Su grandiosa sala de conferencias tiene capacidad para 400 personas dentro de sus paredes circulares que culminan con una elevada bóveda en el cielo raso, adornado con una araña de cristal. Estará colmada a partir de hoy, cuando la OPS reúna a los ministros de salud de las Américas en su 54o Consejo Directivo durante cinco días de deliberaciones sobre los problemas de salud prioritarios y las medidas para abordarlos.

Tanto en el edificio circular que alberga la sala de conferencias como en la torre de la secretaría de estructura curva situada en la parte posterior, se pueden apreciar decoraciones de mármol, pinturas, esculturas y otros obsequios de los Estados Miembros de la OPS de las Américas.

Otras de las estructuras cívicas de Fresnedo Siri, muchas inspiradas también por Le Corbusier, embellecen a Montevideo, la capital de Uruguay. Entre ellas, la Facultad de Arquitectura; el Palacio de la Luz, sede de la Administración Nacional de Usinas y Transmisiones Eléctricas (UTE), la empresa estatal de energía eléctrica del Uruguay; el Sanatorio Americano; y un monumento a Luis Batlle Berres, presidente del Uruguay a mediados del siglo XX.

En el Brasil, Fresnedo Siri diseñó el Hipódromo de Cristal, un importante complejo de carreras de caballos, ostentosamente modernista, en Porto Alegre.

Pero en Washington la sede de la OPS es su única obra.

###

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) trabaja con los países de las Américas para mejorar la salud y la calidad de la vida de su población. Fundada en 1902, es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo. Actúa como la oficina regional para las Américas de la OMS y es la agencia especializada en salud del sistema interamericano.

Enlaces

Consejo Directivo 54º de la OPS
Documentos del Consejo Directivo 54º de la OPS
Cuerpos Directivos de la OPS
https://twitter.com/opsoms #OPSCD54