Washington, DC, 6 de abril de 2017 (OPS/OMS)-De Marilyn Monroe a Robin Williams, la espectacularización del suicidio por los medios de comunicación se repite a lo largo del tiempo, y hasta encuentra paralelismos erróneos en los diarios, la radio y la televisión, que muchas veces presentan los casos de suicidio adolescente como actos heroicos de amor comparables al de Romeo y Julieta, la obra trágica de William Shakespeare.

Este tipo de abordaje puede generar un efecto contagio, de acuerdo con la evidencia aportada por estudios realizados en diversos países del mundo. Por ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha identificado la cobertura que hacen los medios como un área estratégica para la prevención del suicidio.

whd17-buenaspracticas-informar-suicidio-300px.png

A finales de marzo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) llevó adelante el seminario virtual Mejores prácticas para reportar el suicidio con el fin de promover reportajes responsables. Participaron más de 130 periodistas, comunicadores y profesionales de la salud mental de 30 países de la región.

"El contagio a partir de noticias en los medios de comunicación es real", afirmó Dan Reidenberg, experto norteamericano en salud mental y prevención del suicidio, y explicó que "un aumento en el número de suicidios luego de los reportes periodísticos tiene que ver con la frecuencia de las notas, su ubicación en el medio, las imágenes, el detalle del método utilizado y el lenguaje utilizado".

En su presentación, Reidenberg, copresidente del Grupo de Trabajo Internacional sobre Medios y Suicidios, recomendó evitar explicaciones simplistas porque, manifestó, "el suicidio es complejo y raramente puede atribuirse a una sola causa". En su lugar, pidió aprovechar la oportunidad para explicar la complejidad de este hecho. 

La cobertura responsable de los suicidios puede contribuir a su prevención. En 2000, la OMS publicó Prevención del suicidio. Un instrumento para los profesionales de los medios de comunicación, un documento que ha servido de guía para el abordaje de este tema en todo el mundo.

En la mayoría de los casos, las personas que terminan con su vida atraviesan una fuerte depresión. La depresión es la principal causa de enfermedad y discapacidad en el mundo. Por esta razón, la OMS la eligió como tema del Día Mundial de la Salud de este año (7 de abril).

Dévora Kestel, jefa de la Unidad de Salud Mental y Uso de Sustancias de la OPS/OMS, advirtió que "en el peor de los casos, la depresión puede conducir al suicidio". Kestel pidió a los periodistas "cubrir el suicidio con cuidado para reducir el riesgo de comportamiento imitativo, cambiar percepciones incorrectas y animar a buscar ayuda".

Entre las recomendaciones de cobertura presentadas figuran:

  • Evitar describir el suicidio como inexplicable y explicar los signos de alarma.
  • Evitar glorificar o el romanticismodel acto de suicidio e intentar presentar una historia equilibrada sobre la persona.
  • Evitar incluir el método, la ubicación o detalles de la persona que falleció y limitar los detalles a hechos que la audiencia necesita saber.
  • Evitar retratar el suicidio como una respuesta aceptable a las adversidades de la vida.
  • Evitar títulos sensacionalistas.
  • Evitar gráficos y fotografías dañinas.
  • Evitar el uso de lenguaje estigmatizante.
  • No compartir el contenido de la nota suicida.
  • Evitar citar a la policía o los primeros en llegar a la escena.
  • Proveer recursos siempre que sea posible, como el número de una línea de ayuda.

Ingresar aquí para acceder a la grabación del seminario.

Enlaces

Prevención del suicidio. Un instrumento para los profesionales de los medios de comunicación
Folleto: Buenas prácticas para informar sobre suicidio
Recomendaciones para reportar el suicidio de la organización Reportingonsuicide.org
Día Mundial de la Salud 2017: Depresión. Hablemos
Prevención de la conducta suicida
- ONG Reporting on Suicide