• 18 March video conference

Directora de OPS pide a ministros de Salud reorganizar los servicios de salud para atender a pacientes con COVID-19 y salvar vidas

18 Mar 2020

Washington, DC, 18 de marzo de 2020 (OPS)- La Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, hizo hoy un llamamiento a todos los países de la Región de las Américas a que adopten medidas de inmediato para reorganizar sus servicios de salud y proteger a los profesionales de la salud con el fin de atender en forma segura a pacientes con la enfermedad por el coronavirus 2019 (COVID-19) y salvar vidas.

“El mensaje es claro: este es el momento de que los países aumenten su capacidad para detectar casos y atender a los pacientes; y se aseguren de que los hospitales tengan el espacio, los suministros y el personal para brindar la atención necesaria”, afirmó la doctora Etienne durante su teleconferencia semanal con los ministros de Salud de la región.

El personal de salud está en la primera línea de defensa de esta pandemia. Debemos protegerlos para que puedan cuidar de todos nosotros.

Al mismo tiempo, la Directora de la OPS llamó a los líderes a seguir involucrando a los ciudadanos y a todos los sectores en la respuesta de salud pública: “si todos colaboran, todavía no es demasiado tarde para contener la situación, aplanar la curva de la epidemia y así evitar sobrecargar a los servicios de salud para que puedan dar los cuidados a todos los que los requieran”.

En todo el mundo se han reportado 191.127 casos confirmados y 7.807 muertes desde el 31 de diciembre de 2019 hasta el 17 de marzo, la mayoría de ellas en China, Italia, Irán, España y Francia. En la región de las Américas, 37 países y territorios han reportado 5.944 casos y 19 muertes hasta ayer.

Según los datos actuales, a nivel global el 81% de los casos de la COVID-19 parecen presentar un cuadro leve, 14% parece evolucionar a un cuadro grave y cerca de 5% son críticos, por lo que requieren tratamiento de apoyo como oxígeno y ventilación mecánica. La edad avanzada y las comorbilidades son factores de riesgo para padecer cuadros graves.

La capacidad de respuesta de un hospital puede verse desbordada por la afluencia masiva de pacientes como resultado del incremento de casos de la COVID-19. El aumento de los cuadros críticos ha puesto bajo presión algunos sistemas de salud de países del mundo y ha agotado tanto los suministros biomédicos como al personal. Por eso, la Directora de la OPS urgió a los hospitales a tener un plan y a que el personal de salud cuente con los equipos de protección personal y el entrenamiento necesarios para prevenir infectarse.

“El personal de salud está en la primera línea de defensa de esta pandemia. Debemos protegerlos para que puedan cuidar de todos nosotros”, abogó Etienne.

Hasta el momento, no existe un tratamiento específico como antivirales para COVID-19. La implementación de terapias de apoyo oportunas, eficaces y seguras (oxígeno, hidratación y alivio de la fiebre y el dolor) es la piedra angular de la terapia para los pacientes que desarrollan manifestaciones graves de COVID-19.

Expertos de la OPS trabajan con los países de la región para que los servicios de salud estén preparados para manejar flujos de pacientes críticos y refuercen sus capacidades de prevención y control de infecciones, incluyendo la organización de los servicios.

“El curso de la pandemia dependerá de las medidas que tomen los países”, enfatizó la doctora Etienne y detalló la posibilidad de tres escenarios en los países de la región: clústeres a partir de casos importados; brotes en “espacios cerrados” como residencias para ancianos; y transmisión comunitaria.

Muchos países de la región ya han tomado acciones para reducir el ritmo de la transmisión y proteger a su población, desde la declaración del estado de emergencia, al cierre de fronteras, la suspensión de clases, el cierre de negocios y la promoción de otras medidas de distanciamiento social.

“La OPS sigue trabajando con los países para brindar apoyo y responder juntos a esta pandemia”, dijo la doctora Etienne. “Es esperable que todos los países registren casos. Necesitamos reducir la transmisión, aplanar la curva y evitar situaciones que pueden desbordar a nuestros hospitales y a nuestro personal de salud para salvar vidas”, remarcó.