La pandemia de COVID-19 ofrece lecciones para avanzar hacia la salud universal en América Latina y el Caribe