OPS insta a mejorar el acceso a la salud de las poblaciones afrodescendientes en el contexto de la COVID-19

2 Dic 2020
Young man

La Directora de la OPS consideró que la pandemia es un llamado urgente a la acción contra las desigualdades raciales en una región donde las personas negras representan aproximadamente una quinta parte de la población

Washington, D.C., 2 de diciembre de 2020 (OPS) - La pandemia por COVID-19 “afecta de manera desproporcionada a los más vulnerables, especialmente a las personas afrodescendientes”, afirmó hoy la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, e instó a las autoridades de salud de las Américas a enfrentar este desafío, que calificó como “apremiante”.

En una rueda de prensa, Etienne dijo: " Consideramos que se trata de un tema prioritario, por lo que lo hemos integrado a nuestros programas", enfocándonos en mejores datos para poder ofrecer servicios de prevención y atención mejores y más específicos, en la mayor participación de afrodescendientes en los programas de salud que se dirigen a esa comunidad, y en un mejor acceso a los servicios de salud.

Aunque los datos para la región son limitados, las tasas de mortalidad entre los brasileños negros y de raza mixta es 1,5 veces más altas que la de los blancos, y en Ecuador, los hombres afrodescendientes tienen tres veces más probabilidades de morir por COVID-19 que sus contrapartes femeninas y 50% más que los hombres de la población mestiza del país, detalló Etienne. “En los Estados Unidos, los CDC informan que una persona negra tiene 2,6 veces más probabilidades de contraer el virus y el doble de probabilidades de morir por la COVID-19 que una persona blanca”, agregó.

“Esta carga desproporcionada no se registra exclusivamente con la COVID-19; de hecho, se refleja en todos nuestros indicadores de salud, desde las enfermedades no transmisibles hasta los resultados en cuanto a la salud materna, especialmente en las mujeres de color, que normalmente tienen más dificultades para acceder a los servicios de salud que necesitan”, dijo la Directora de la OPS.

Las personas afrodescendientes representan alrededor de una quinta parte de la población en la Región de las Américas. Son el grupo racial dominante en la mayor parte de los países del Caribe, más de la mitad de la población en Brasil, 13% de la población en Estados Unidos y una de cada diez personas en Ecuador y Panamá.

“El racismo sistémico puede ser un obstáculo para el acceso a una atención adecuada, puede generar desconfianza en los prestadores de salud y, en última instancia, puede causar peores resultados para los pacientes negros en muchos países de la Región. La COVID-19 ha puesto de relieve esta dura realidad. En el contexto de los llamamientos urgentes a la igualdad racial en Estados Unidos, Brasil y otros países de nuestra Región, instamos a las autoridades de salud a hacer frente a este desafío apremiante”, subrayó Etienne.

Aumentan los casos casi un 30% en noviembre

Etienne señaló que solo en la última semana se reportaron 1,6 millón de casos nuevos y 22.000 muertes por COVID-19 en la región. “En el mes de noviembre se notificaron más de seis millones de casos nuevos en las Américas, lo que implica un aumento de casi 30% con respecto a las cifras registradas a fines de octubre” – cuando se reportaron 20.477.535 millones de casos acumulados-, dijo.

“Esta persistencia de la COVID-19 es el motivo por el cual debemos actuar con rapidez, especialmente en los lugares donde no se ha logrado controlar el número de casos. Y si bien es cierto que estamos cada vez más cerca de una vacuna efectiva contra la COVID-19, en este momento debemos seguir confiando en las medidas de salud pública que todos podemos tomar y que han ayudado a frenar los brotes anteriores: quedarse en casa, practicar el distanciamiento físico y usar mascarillas”, sostuvo.

Etienne también consideró fundamental que las personas afrodescendientes de nuestra Región tengan los medios necesarios para protegerse de la pandemia, especialmente los sistemas de protección social y de apoyo necesarios para cumplir con las medidas de salud pública. “Se encuentran entre los trabajadores esenciales que ponen en funcionamiento nuestros sistemas de saneamiento, mantienen en marcha nuestro transporte público, cuidan a nuestros ancianos y atienden a los enfermos. A pesar de sus inestimables contribuciones a la sociedad, debido al empleo que tienen es difícil que puedan trabajar desde casa, practicar el distanciamiento social o tomarse tiempo libre, por lo que es más probable que contraigan la infección y, en consecuencia, corran un mayor riesgo de morir a causa del virus".

La doctora Etienne señaló que la OPS está celebrando hoy su 118.o aniversario y agregó: “Después de nueve meses de vivir bajo el yugo de la COVID-19 en la Región de las Américas, los principios que estuvieron presentes en nuestra fundación siguen siendo fundamentales en la labor que día tras día realiza la OPS para combatir la pandemia y, en última instancia, allanarán nuestro camino para salir de ella. La pandemia es un llamado urgente a la acción contra las desigualdades raciales, una oportunidad para que logremos algo mejor y cumplamos nuestra promesa de salud para todos.”             

Contactos 

Sebastian Oliel
Daniel Epstein
Nancy Nusser
mediateam@paho.org