Skip to content



Antecedentes y desarrollo histórico del Programa de Salud Mental de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS)

1961-1964: los primeros pasos 

La Salud Mental se incorpora como área de experiencia técnica a la estructura de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) en 1961, con la designación de un especialista de origen mexicano, el Dr. Jorge Velasco Alzaga, para ocupar el cargo de Asesor Regional, en el que permaneció hasta 1964.  

Durante su gestión, el Dr. Velazco Alzaga se dedicó primordialmente a realizar un diagnóstico de la situación de la salud mental en la Región. A tal efecto, visitó todos los países que la integran, tomando nota de los programas existentes, de los servicios de atención psiquiátrica en actividad y de los programas de educación en psiquiatría ofrecidos en diversas universidades. También visitó la mayor parte de las instituciones psiquiátricas y dio cuenta de su deplorable condición. Durante ese período la Organización Panamericana de la Salud estableció relaciones formales con la Federación Mundial para la Salud Mental, con la Asociación Psiquiátrica de América Latina, con la Asociación Psiquiátrica de Estados Unidos y con el Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos de América. Esta última institución otorgó una donación con la que se inició la recolección de leyes relacionadas con la psiquiatría y la salud mental existentes en los países latinoamericanos y caribeños. Además se apoyó la realización de dos seminarios subregionales de salud mental en los que estuvieron presentes representantes de los departamentos o programas de salud mental de distintos países de la Región. El primer encuentro se celebró en Cuernavaca, México, en 1962 (Organización Panamericana de la Salud. Primer Seminario Latinoamericano de Salud Mental, Cuernavaca, México. Washington, DC: OPS; 1963. [Publicación Científica 18]); el segundo evento tuvo lugar en Buenos Aires, Argentina, en 1964 (Organización Panamericana de la Salud. Segundo Seminario Latinoamericano de Salud Mental, Buenos Aires, Argentina. Washington, DC: OPS; 1964. [Publicación Científica 99]).   

Utilizando la información disponible, principalmente con referencia a la disponibilidad de camas en los hospitales psiquiátricos, a las tasas de mortalidad relacionadas con los trastornos mentales y a las admisiones institucionales, se hizo una aproximación inicial de tipo cuantitativo a los problemas de la atención psiquiátrica en la Región. En ambas reuniones de carácter subregional, se realizó por primera vez una crítica a la hospitalización en instituciones psiquiátricas y se recomendó incorporar la atención psiquiátrica a los sistemas y actividades de salud pública.

1964-1986: el posicionamiento y la consolidación de la cooperación técnica en salud mental 

Entre julio de 1964 y octubre de 1986, el Dr. René González ocupó el cargo de Asesor Regional en Salud Mental. A su ingreso en la Organización se dedicó a concluir el proceso de diagnóstico de situación iniciado por el Dr. Velasco Alzaga y a terminar de ejecutar la donación del Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos antes mencionada. También se finalizó la tarea de recolección de leyes y, con la colaboración de especialistas latinoamericanos, se completó un directorio de psiquiatras y se elaboró un catastro de instituciones psiquiátricas.  

En 1966, se realizó en Kingston, Jamaica, el tercer y último Seminario Subregional de Salud Mental, en el que participaron los países del Caribe no Hispano (Organización Panamericana de la Salud. Seminario sobre la Salud Mental del Caribe, Kingston, 1969. Informe final; Washington, DC: OPS; 1965. [Documento mimeografiado]). En esta reunión se dio mayor énfasis a un enfoque integral de salud mental en contraposición con el término más restrictivo de atención psiquiátrica y se hizo una crítica más directa del hospital psiquiátrico. En efecto, entre las recomendaciones finales sobresale la que insta a que no se construyan más hospitales psiquiátricos y que se ofrezcan servicios alternativos de tratamiento de las enfermedades mentales como parte de los programas de salud pública. Los informes de los tres seminarios subregionales citados sirvieron de base para la elaboración de programas nacionales de salud mental dependientes de los ministerios de salud en varios países. 

Paulatinamente se fue cristalizando la idea de que era conveniente y necesario promover un cambio en la asistencia psiquiátrica, aunque todavía no había llegado el momento para que tal giro se tradujera en posiciones concretas o programáticas de nivel continental. No obstante, a lo largo de las dos décadas que se analizan, la OPS fue aumentando las consultorías sobre organización de los servicios de salud mental y desarrolló una política de becas en las que la formación fuera de los países se concentraba en el abordaje de salud pública de la salud mental, dejando a los propios países la tarea de la especialización psiquiátrica.  

En 1969, la OPS convocó en Viña del Mar, Chile, a un grupo de trabajo sobre administración de servicios psiquiátricos y de salud mental en el que intervinieron 44 participantes y observadores de 22 países de Latinoamérica y el  Caribe (Organización Panamericana de la Salud. Administración de los Servicios de Salud Mental. Washington, DC: OPS; 1970. [Publicación Científica 210]). El objetivo primordial de la reunión era llegar a un acuerdo sobre los cambios  necesarios para modernizar la atención psiquiátrica y promover acciones de salud mental más amplias e integrales. En este foro se alcanzó un consenso en cuanto a la necesidad de apartarse de los modelos clásicos manicomiales y dar fin a las prácticas de tipo custodial. Se recomendó la integración de los programas de salud mental en el contexto de la salud pública, la promoción de la participación de las comunidades, la participación de pacientes y familiares en la planificación y prestación de servicios y la modificación de la legislación existente en relación con la salud mental. Puede decirse que este encuentro fue un precursor de la Conferencia sobre la Reestructuración Psiquiátrica en América Latina y de la “Declaración de Caracas” de 1990.  

En los años que se sucedieron, distintos países establecieron servicios demostrativos de salud mental comunitaria con el apoyo de la OPS/OMS; entre ellos, se destacaron el de “Las Crucitas” en Honduras; el de “San José de Murialdo” en Puerto Alegre, Brasil;  el de Santiago de Chile; dos centros en Panamá y uno en Cali, Colombia. También son dignas de mención las experiencias de enfoque comunitario del Instituto de Salud Mental “Honorio Delgado-’Hideyo Noguchi”, de Lima, Perú, y los centros de atención psicosocial en diferentes localidades de Brasil. Desafortunadamente, la mayoría de esas experiencias fueron de corta duración debido a la falta de continuidad en la financiación (Levav I, editor. Temas de salud mental en la comunidad. Serie PALTEX para Ejecutores de Programas de Salud No. 19. Washington, DC: OPS/OMS; 1992). 

Durante las dos décadas en análisis, el desarrollo del recurso humano de salud mental, tanto a nivel de pregrado como de especialización, ocupó un lugar prioritario en el programa de cooperación técnica en salud mental de la OPS. A tal efecto, se mantuvieron estrechos contactos con escuelas de medicina y de salud pública y con programas de residencia en psiquiatría. Entre  1970 y 1980, se celebraron varias reuniones técnicas sobre enseñanza de la salud mental en las que participaron profesores y expertos en la materia. 

Otro aspecto importante de la gestión del Programa Regional de Salud Mental fue el relativo a las enfermedades neurológicas con un importante componente psíquico. Se dio especial énfasis a la prevención y control de la epilepsia y del retardo mental (discapacidad intelectual), campo en el cual se contó con la colaboración de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos. En 1983, la OPS publicó un manual sobre epilepsia dirigido a los trabajadores del nivel primario de atención (Robb P. Epilepsia: manual para trabajadores de la salud. Washington DC: OPS; 1983 [Publicación Científica 447]). También se promovió un estudio epidemiológico internacional sobre la prevalencia de la epilepsia en Chile, Colombia, Cuba, México y Venezuela.  

Durante las décadas de los años setenta y ochenta, la prevención y el control del alcoholismo y la fármacodependencia fue un componente importante del Programa de Salud Mental de OPS, por lo que se contó con la colaboración permanente de un asesor regional especializado en el tema. Gracias al apoyo técnico y financiero de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, fue posible crear en San José, Costa Rica, un centro de investigaciones sobre alcoholismo que operó en la década de los setenta y realizó importantes investigaciones sobre el consumo de bebidas alcohólicas y sus consecuencias, así como sobre sus implicaciones sociales y económicos. Al mismo tiempo, se prestó asistencia técnica y financiera al Instituto Nacional sobre Alcoholismo del citado país.

En 1983, la OPS publicó el libro “Dimensiones sociales de la salud mental” y en el mismo año preparó la versión en español de “Trastornos depresivos en diferentes culturas”, elaborada originalmente por la OMS; también fue publicada la obra  “Ambiente, Nutrición y Salud Mental” (Publicación Científica de la OPS 450).

Con el fin de revisar y apoyar el Programa de Salud Mental de la Organización, en 1985, se convocó la primera reunión del Grupo Asesor del Programa Regional de Salud Mental en la ciudad de Panamá. En el citado evento se propusieron acciones para desarrollar subprogramas regionales sobre: a) factores psicosociales de la salud; b) prevención y control de problemas relacionados con el uso del alcohol; y c) prevención y control de trastornos mentales y enfermedades neurológicas con importante componente mental.   

1987-1999: la Iniciativa para la Re-estructuración de la Atención Psiquiátrica en América Latina 

Al retiro del Dr. González en 1987, el Dr. Itzhak Levav fue designado Asesor Regional en Salud Mental, cargo que desempeñó hasta 1999. 

Un hecho histórico durante este periodo fue el lanzamiento de la Iniciativa Regional para la Reestructuración de la Atención Psiquiátrica, que tuvo como punto de partida la Conferencia de Caracas, Venezuela, celebrada entre el 11 y el 14 de noviembre de 1990. Esta reunión fue convocada por la OPS y apoyada por múltiples organizaciones, entre ellas, el Instituto Mario Negri de Milán, Italia, la Asociación Mundial de Psiquiatría, la Asociación Psiquiátrica de América Latina, la Federación Mundial de Salud Mental, la Asociación Mundial de Rehabilitación Psicosocial, además de varios países europeos (Italia, España y Suecia). Este evento tuvo como colofón una Declaración que sentó los principios para avanzar en la reforma en nuestro continente. En 1991, la OPS publicó una síntesis de las presentaciones y discusiones de la Conferencia de Caracas (González Uzcátegui R, Levav I, editores. Restructuración de la Atención Psiquiátrica: bases conceptuales y guías para su implementación. Washington, DC: OPS/OMS, HPA/MND; 1991).

Entre otras cosas, la Declaración de Caracas enfatizó que la atención  convencional, centrada en el hospital psiquiátrico, no permitía alcanzar los objetivos compatibles con una atención comunitaria, descentralizada, participativa, integral, continua y preventiva.  

Posteriormente se realizó una reunión de los países del Caribe Inglés donde se adoptó una declaración análoga a la de Caracas (primero en Devon, Barbados, y luego en una reunión ampliada que incluyó a Martinica). 

Otro elemento importante a destacar fue el seguimiento a la implementación de la Iniciativa Regional para la Reestructuración de la Atención Psiquiátrica, para lo cual se lanzó un programa de colaboración técnica en casi todos los países de la Región, el cual se extendió durante varios años de la década del 90. En ese programa jugaron un papel fundamental varios consultores europeos, que se autofinanciaron, así como consultores latinoamericanos, coordinados todos por OPS.   

Al calor de estos procesos, se creó el Grupo de Acción de Centroamérica y Panamá, que duró varios años, y otro similar, en la subregión Andina, de vida más corta. 

En 1992, se publica la obra “Temas de Salud Mental en la Comunidad”, de amplia difusión en nuestro continente, en especial en universidades y escuelas técnicas de salud. 

Posteriormente, en 1997, el Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) reiteró el apoyo al proceso de reestructuración de la atención psiquiátrica. La Resolución CD 40/R19 del Consejo Directivo de ese año instó a los Estados Miembros a:

  • Desarrollar Programas Nacionales de Salud Mental.
  • Reorientar los Servicios de Salud Mental (de institucionales a comunitarios).
  • Desarrollar acciones de control de los trastornos afectivos, las epilepsias y las psicosis.
  • Fortalecer las acciones de promoción de la salud mental y el desarrollo psicosocial de la niñez.
  • Aumentar las asignaciones para programas de formación en salud mental.
  • Mejorar la legislación y las regulaciones para la protección de los Derechos Humanos.

En 1997, se crea el Programa Regional de Salud Mental y Estilos de Vida Saludable, como parte de la estructura organizativa de OPS, formando parte de la División de Promoción y Protección de la Salud. El Dr. Levav ocupa el cargo de Coordinador de este Programa. 

1999-2005: la salud mental en el nuevo milenio 

El Dr. Levav se retiró en octubre de 1999, siendo designado pocos meses después el Dr. José Miguel Caldas de Almeida. 

El 2001 fue un año de importantes acontecimientos. En el mes de septiembre, el Consejo Directivo de la OPS discutió y aprobó un documento técnico y una resolución sobre el tema que, entre otros puntos, instaba a los Estados Miembros a:

  • Incluir la salud mental entre las prioridades de la salud pública.
  • Intensificar las acciones para reducir el estigma y la discriminación contra las personas con trastornos mentales.
  • Continuar desarrollando esfuerzos y estrategias para lograr que la atención de salud mental se desplace de los hospitales psiquiátricos a la comunidad.
  • Promover y apoyar la puesta en práctica de programas de rehabilitación psicosocial.
  • Desplegar esfuerzos para crear y/o actualizar las disposiciones jurídicas que protejan los derechos humanos de las personas con discapacidades mentales.
  • Fortalecer los servicios y programas para grupos poblacionales con necesidades específicas (mujeres, ancianos, niños, refugiados, víctimas de los desastres e indígenas).
  • Reforzar el enfoque multisectorial de la salud mental.
  • Promover la participación familiar y comunitaria.

Una de las actividades más importantes desarrolladas por la OPS en el comienzo del nuevo milenio fue la conferencia “Salud Mental en las Américas: Asociándonos para el progreso”, que tuvo lugar en Washington D.C. los días 5 y 6 de noviembre de 2001. Durante el transcurso de esta reunión, un amplio grupo de expertos e invitados debatieron sobre las lecciones aprendidas y los desafíos de cara al futuro. 

También en el año 2001, la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió lanzar una serie de iniciativas destinadas a colocar la salud mental en la agenda política global y darle una mayor visibilidad en todo el mundo, habiéndose desarrollado un conjunto  de instrumentos y programas extremadamente útiles. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) se unió a estos esfuerzos de la OMS y ha trabajado intensamente en el desarrollo de políticas, planes y servicios, así como en la actualización de la legislación en materia de salud mental y la promoción de los derechos humanos.  

Otro elemento a destacar en el periodo 2001-2005 fue el inicio de un importante proyecto financiado por el Instituto de Salud Mental de los EUA (NIMH, por sus siglas en inglés), para reforzar las capacidades de investigación en los países de la Región. Como parte de este proyecto se desarrollaron tres conferencias: Brasil-2004, México-2007 y Jamaica-2008.  

En el año 2004, la OPS crea el cargo de Asesor Subregional en el campo de la Salud Mental. Con base en Panamá, se nombra un consultor para atender a los países de Centroamérica, México y el Caribe Hispano. 

Entre el 5 y el 7 de noviembre de 2005 se celebró en la capital del Brasil, la “Conferencia Regional para la Reforma de los Servicios de Salud Mental: 15 años después de Caracas”. La Declaración Final de Brasilia menciona los nuevos desafíos que se habían hecho más evidentes en esos últimos quince años. Si bien es cierto que se trataba de viejos problemas, ellos no habían sido abordados de manera directa en la reunión de Caracas, la cual se enfocó más en la reforma de los servicios y en la protección de los derechos humanos de las personas con trastornos mentales. Esos asuntos emergentes, de gran impacto social y sanitario, demandaban en ese momento, y aún demandan, respuestas apropiadas del Sector Salud. Nos referimos a cinco grandes temas:

  • La necesidad de atención de salud mental para los grupos vulnerables, como las poblaciones indígenas y las comunidades afectadas por desastres naturales.
  • Los trastornos mentales y la problemática psicosocial de la niñez y adolescencia.
  • La conducta suicida.
  • Los problemas relacionados con el alcohol y/o abuso de sustancias.
  • El aumento creciente de las diferentes modalidades de violencia, que exige una participación activa de los servicios de salud mental.

2006 hasta la fecha: hacia metas más ambiciosas en la cooperación técnica de salud mental de la OPS 

El Dr. José Miguel Caldas se retira de la OPS/OMS en noviembre de 2005. En el periodo comprendido entre diciembre de 2005 y octubre de 2006 el Programa fue coordinado interinamente por el Dr. José Luis Di Fabio, a la sazón Gerente del Área de Tecnología de la Salud y Prestación de Servicios; el Dr. Itzhak Levav fue contratado como Asesor Temporal hasta que se designara un nuevo jefe de unidad. 

En el año 2006 la unidad técnica pasó a llamarse “Salud Mental, Abuso de Sustancias y Rehabilitación”, delimitándose de una manera más explícita los temas de trabajo involucrados. 

En octubre de 2006 el Dr. Jorge J. Rodríguez asumió oficialmente el cargo de Jefe de la Unidad Regional de Salud Mental, Abuso de Sustancias y Rehabilitación. Entre los elementos más importantes del periodo 2006-2009 se destacan los siguientes:

Difusión de los Principios de Brasilia, documento programático que marca un ajuste importante en cuanto al enfoque de la restructuración de los programas y servicios de salud mental en la Región.

Evaluación de los sistemas de salud mental de los países usando la metodología del Instrumento de Evaluación para Sistemas de Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud (IESM-OMS o WHO-AIMS, por sus siglas en inglés).

Énfasis en el apoyo técnico a los países para que alcancen niveles apropiados de implementación de sus Planes Nacionales de Salud Mental.

Fortalecimiento de la cooperación técnica en el campo de la salud mental de la niñez y adolescencia. En agosto de 2008, en Miami, EUA, se desarrolló un taller regional sobre el tema, en conjunto con SAMHSA (Agencia Federal para la Administración de los Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias de los Estados Unidos de América).

También se lanzaron nuevas publicaciones:

En el periodo comprendido entre 2006 y 2007 se reforzó la política de descentralización del Programa Regional de Salud Mental, designándose dos nuevos asesores subregionales, uno en Argentina (para cubrir América del Sur) y en otro en Barbados (para cubrir el Caribe Inglés). 

En enero del 2008 hubo una reestructuración orgánica en la OPS que afectó en alguna medida al Programa de Salud Mental:

Las Unidades Técnicas pasaron a conformarse como Proyectos, cuyo nivel de competencia es esencialmente técnico. Las funciones administrativas se derivaron a la Gerencia de Área.

Se integró un Proyecto denominado “Salud Mental, Discapacidades y Rehabilitación”, que incluye además de la salud mental, propiamente dicha, el componente de discapacidad física y mental. El Proyecto quedó bajo una nueva Área de Tecnología, Atención de la Salud e Investigación. El Dr. Jorge J. Rodríguez está a cargo de la Coordinación del Proyecto de Salud Mental, Discapacidades y Rehabilitación y es el Asesor Principal de Salud Mental de la OPS/OMS.

El tema de alcohol y abuso de sustancias se separó de salud mental para integrarse al Proyecto de Tabaco, Alcohol y Abuso de Sustancias, que quedó bajo el Área de  Desarrollo Sostenible y Salud Ambiental. La Dra. Maristela Monteiro asumió la coordinación de este Proyecto Técnico y es Asesora Principal de Alcohol y Abuso de Sustancias.

Es indudable que si evaluamos en una dimensión histórica la evolución de los servicios de salud mental en América Latina y el Caribe, tomando como punto de referencia la Declaración de Caracas, se pueden observar avance notables en la mayoría de los países. No obstante, aún existe un largo trecho por recorrer. 

En junio de 2009 el tema salud mental fue llevado al Comité Ejecutivo de la OPS donde se aprobó la Estrategia y Plan de Acción en Salud Mental. Su aprobación definitiva será discutida en la reunión del Consejo Directivo de OPS, que tendrá lugar en septiembre de este año, lo que ofrece una nueva oportunidad de visualizar el tema y colocarlo como una prioridad en las agendas gubernamentales. La difusión de información y la promoción y defensa de la salud mental deben ser tareas de primer orden en el 2010, cuando se celebren los 20 años de la Declaración de Caracas.



Mandatos y Declaraciones

Resoluciones de los Consejos Directivos de la Organización Panamericana de la Salud:

Estrategia y Plan de acción sobre la epilepsia. Resolución CD51.8. 510 Consejo Directivo. Washington, D.C., EUA, 26 -30 de septiembre 2011.

 

Estrategia y plan de acción sobre salud mental. Resolución CD49.17. 490 Consejo Directivo. Washington, D.C., EUA, 28 de septiembre al 2 de octubre del 2009.

La Discapacidad: Prevención y rehabilitación en el contexto del derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental y otros derechos relacionados. Resolución CD47.R1. 470 Consejo Directivo. Wahington, D.C., EUA, 25-29 de septiembre del 2006.

La Salud Mental en las Americas: Nuevos Retos al Comienzo del Milenio, CD43/15, 430 Consejo Directivo. Wahington, D.C., EUA, 24-28 de septiembre del 2001.

Salud Mental, CD40/15, 400 Consejo Directivo. Wahington, D.C., EUA, 22-26 de septiembre de 1997.

Declaraciones programáticas:

icon Declaración de Caracas. (136.15 kB). Adoptada en Caracas, Venezuela, el 14 de noviembre de 1990.

icon Principios de Brasilia. (21.09 kB). Conferencia Regional para la Reforma de los Servicios de Salud Mental. 7 al 9 de noviembre del 2005.

icon Consenso Panama (410.01 kB). Adoptada en Panamá, el 8 de octubre del 2010

icon Consenso de Brasilia (1.15 MB). Adoptada en Brasil, del 15 al 17 de octubre del 2013. versiones:  Inglés , PortuguesFotos del evento

 

Más recursos sobre salud mental

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.