Pan American Health Organization | Organización Panamericana de la Salud

Skip to content



Destacados

Las noticias más recientes


Encuesta sobre diabetes, hipertensión y factores de riesgo de las enfermedades crónicas: Centroamérica

CAMDI multinational surveyLa Iniciativa Centroamericana de Diabetes (CAMDI) llevó a cabo una serie de encuentas en Centroamérica, con los siguientes objetivos:

  • Determinar la prevalencia de la diabetes mellitus y la hipertensión en las personas de la edad de 20 años y mayores en una muestra tomada de seis poblaciones centroamericanas (zonas urbanas de San José, Costa Rica; Santa Tecla, San Salvador, El Salvador; Villanueva, Ciudad de Guatemala, Guatemala; Tegucigalpa, Honduras; y Managua, Nicaragua; y la población nacional de Belice).
  • Determinar la prevalencia de los factores de riesgo principales de la diabetes e hipertensión en seis poblaciones centroamericanos.

Introducción | Encuestas de los países y multinacional | Discusión | Referencias

Introducción

La mayoría de los países en desarrollo de América Latina se encuentran en una etapa de transición epidemiológica, demográfica y nutricional. Los cambios que se observan en el modo de vida son producto de la migración masiva desde las zonas rurales hacia las zonas urbanas, los fenómenos de la globalización y los intercambios entre culturas (1). Estos cambios están produciéndose rápidamente en Centroamérica, por lo que es frecuente hallar desnutrición proteinocalórica asociada a obesidad, hipertensión, diabetes sacarina e hipercolesterolemia (2).

La situación sanitaria de Centroamérica ya no presenta un perfil epidemiológico dominado por las enfermedades infecciosas y carencias nutricionales, sino que ahora revisten mayor importancia las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) como principales causas de morbilidad. Por ejemplo, los datos correspondientes a alrededor del año 2002 demuestran que, entre las mujeres centroamericanas de 20 a 59 años, la primera causa de muerte es el cáncer de útero, y la diabetes, los accidentes cerebrovasculares y la cardiopatía isquémica son la tercera, cuarta y quinta causa, respectivamente (2). En el mismo período, entre los habitantes de ambos sexos de 60 años en adelante, la cardiopatía isquémica y los accidentes cerebrovasculares fueron la primera y segunda causa de muerte, respectivamente, mientras que la cardiopatía congestiva y la diabetes se ubicaron entre las cinco causas principales (4). Además, la razón de la mortalidad por causas no transmisibles y transmisibles en Centroamérica subió de 1,0 a 3,1 entre los períodos 1980-1985 y 1990-1995, respectivamente.

A pesar de la importancia que tienen las ECNT en lo que respecta al perfil sanitario de Centroamérica, no se dispone de información sobre la prevalencia de enfermedades crónicas graves como la diabetes y la hipertensión ni de sus factores de riesgo. La obesidad, la inactividad física y el régimen alimentario se consideran factores causales esenciales de la diabetes sacarina y la hipertensión. La obesidad puede constituir un importante factor de riesgo de las cardiopatías y las discapacidades que de ella se derivan. Por este motivo, en el presente estudio, se examinaron los efectos que ha tenido la transición epidemiológica sobre el perfil sanitario de distintas poblaciones de Belice, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua.

Encuestas de los países y multinacional

CAMDI Survey, Belize
Belice

CAMDI survey, Costa Rica
Costa Rica

CAMDI survey El Salvador
El Salvador
(aparecerá en breve)

CAMDI Survey, Guatemala
Guatemala

CAMDI survey Honduras
Honduras

CAMDI survey
Nicaragua

CAMDI multinational survey
Multinacional
(aparecerá en breve en español y en inglés)

Discusión

El presente informe corresponde al primer estudio epidemiológico sobre la prevalencia de la diabetes sacarina y la hipertensión arterial que se realiza en Centroamérica con una muestra representativa de una zona geográfica de cada país participante. Se observó una prevalencia combinada de la diabetes sacarina de 8,5 % y de hipertensión arterial, de 25,3 %; la mitad de los casos aún no estaban diagnosticados.

La prevalencia más alta de la diabetes y la hipertensión arterial se registró en Belice y la más baja en Tegucigalpa y Ciudad de Guatemala, respectivamente. La prevalencia combinada de la diabetes registrada en todos los sitios participantes fue equivalente a la notificada en los Estados Unidos (3) (8,1 %) y la ciudad de México (4) en el año 2000 (8,4 %) y mayor que la prevalencia notificada en cuatro ciudades bolivianas en 1998 (5).

La prevalencia nacional de la diabetes en Belice es equivalente a la prevalencia de la diabetes notificada en Jamaica (6) en 1999 y Nueva York (7) (12,5 %) en el 2008. Por ejemplo, según el estudio CARMELA, la prevalencia de la diabetes se encuentra entre 4,4 % en Lima y 8,9 % en la ciudad de México (8). La proporción de casos de diabetes diagnosticados en la muestra combinada (5 %) es equivalente a lo notificado en los Estados Unidos (5 %) en el 2000 y Bolivia (5,2 %) en 1998. La proporción de casos de diabetes no diagnosticados es mayor en Belice y Managua que en los demás sitios.

La diabetes y la hipertensión arterial son más frecuentes entre las personas mayores de 39 años, sobre todo entre las mujeres. Estos resultados obedecen a la mayor prevalencia de los factores de riesgo encontrados en estos grupos demográficos, entre otros, el sobrepeso, la amplia medida de la cintura, el modo de vida sedentario y la hipercolesterolemia.

En los Estados Unidos, la prevalencia de la hipertensión arterial es inferior a la registrada en la muestra combinada (25 %) (9). En Cuba, según datos recientes, la prevalencia de la hipertensión arterial entre los varones y las mujeres de origen africano es de 22,4 % y 24,2 %, respectivamente (10). La prevalencia del sobrepeso y la obesidad en Centroamérica (61 %) es similar a la registrada en Bolivia en 1998 (5) y los Estados Unidos (66,3 %) en el bienio 2000-2001 (11). Según el estudio CARMELA, la prevalencia de la obesidad comprende desde 16,3 % en Quito hasta 31,0 % en la ciudad de México (8). La prevalencia de la obesidad (34,9 %) y el sobrepeso o la obesidad (66,3 %) que se consigna en este informe respecto de Belice es mayor que la correspondiente a la ciudad de México (8) y equivalente a la registrada en los Estados Unidos (7), respectivamente.

La prevalencia más alta de la diabetes sacarina y la hipertensión que se observa entre las personas que tienen un nivel inferior de educación e ingresos concuerda con los datos correspondientes a los Estados Unidos así como los provenientes de otros países de las Américas, por ejemplo, de Bolivia (5). El diagnóstico de diabetes es más frecuente entre los habitantes de Nueva York que tienen un ingreso anual inferior a los US$ 20.000 que entre aquellos que perciben un ingreso de US$ 20.000 o más (17,0 % frente a 9,1 %, respectivamente) (14). Es probable que este fenómeno sea producto de la baja disponibilidad y el menor acceso a la información, la educación, los servicios de salud y los alimentos saludables.

La gran prevalencia de la diabetes observada en todas las ciudades de Centroamérica tiene implicaciones importantes en lo que respecta al estado de salud de los habitantes de esos países, sobre todo si se tiene en cuenta la edad relativamente joven de los habitantes de las zonas que participaron en el estudio. La diabetes deriva en diversas complicaciones microvasculares, lo que la convierte en una de las principales causas de amaurosis, amputación no traumática y nefropatía terminal. Además, la diabetes aumenta a más del doble el riesgo de padecer cardiopatías coronarias, accidentes cerebrovasculares y vasculopatías periféricas. Las repercusiones de este conjunto de complicaciones socavan la calidad de vida e imponen una carga económica sustancial, tanto directa como indirecta.

Debido a la complejidad que supone tratar con eficacia la diabetes, además de la diversa carga de morbilidad que de ella se deriva, es preciso elaborar una respuesta de salud pública multidisciplinaria a fin de reducir las repercusiones de esta enfermedad. La educación en materia de diabetes se considera esencial para conseguir que las personas diabéticas adopten una actitud preventiva y se comprometan con su tratamiento y control. También es esencial elaborar sistemas de salud integrados que promuevan sistemáticamente las directrices clínicas, supervisen los niveles de atención, aporten sugerencias a los pacientes y los médicos, y luego mejoren continuamente la calidad de la atención, si se ha de reducir el riesgo de que surjan complicaciones derivadas de la diabetes.

En la actualidad, varios ensayos clínicos aleatorizados indican que es posible prevenir o retrasar la diabetes modificando el modo de vida de las personas que presentan intolerancia a la glucosa con métodos multidisciplinarios. Estos datos constituyen el fundamento que permite a los sistemas de salud, las comunidades y los ministerios de salud brindar educación a gran escala acerca de los factores de riesgo y las intervenciones que realmente logran prevenir la diabetes. Por otra parte, estos datos ponen de manifiesto la necesidad de elaborar programas comunitarios que propicien el ejercicio y promuevan mejores regímenes alimentarios entre las personas de la comunidad que tienen probabilidades de presentar diabetes.

Estas encuestas se realizaron en las capitales o en zonas cercanas a ellas, de modo que los datos obtenidos no siempre pueden generalizarse a la población nacional de estos países, ya que es probable que las personas que viven en las zonas rurales presenten una prevalencia menor. Sin embargo, la urbanización ha sido constante en los países de Centroamérica, de modo que entre 40 % y 55 % de la población ahora vive en zonas urbanas. Con todo, puesto que estos cálculos sobre la población urbana pueden sobreestimar la prevalencia nacional, se torna necesario ampliar las iniciativas de vigilancia y seguimiento en los países.

En conclusión, la prevalencia de la diabetes sacarina y la hipertensión encontrada en la muestra combinada de Centroamérica es mayor que la prevalencia registrada en la mayoría de los países de América Latina. Cabe destacar que, a pesar de que la población es más joven, la prevalencia de la diabetes en Centroamérica es similar a la que se registra en los Estados Unidos. Los datos presentados en este informe indican que la diabetes afecta a personas que tienen un nivel educativo inferior, de lo que se desprende que las personas más pobres sobrellevan la carga mayor. También se desprende que, en el futuro, habrá un aumento importante de la prevalencia de la diabetes a medida que envejezca la población, a menos que se pongan en ejecución estrategias preventivas.

Referencias

1. Pan American Health Organization. Central America Diabetes Initiative. Survey of Diabetes, Hypertension, and Chronic Disease Risk Factors. Villa Nueva, Guatemala 2007. ISBN 92 75 07399 6. Washington DC, 2007. English | español
2. Omran AR. The Epidemiological Transition: A Theory of the Epidemiology of Population Change. Millbank Memorial Fund Quarterly 49:509-538.
3. Pan American Health Organization. Chapter 2. Health Conditions and Trends. in: Health in the Americas, 2007. Vol. I-Regional: pp 74-77.
4. Organización Panamericana de la Salud. Magnitud, Distribución y Tendencias de la Mortalidad en: Salud en las Américas, OPS, Washington DC, 2007. ISBN 9789275316260, pp 74-88.
5. Chobanian AV, Bakris GL, Black HR, Cushman WC, Green LA, Izzo JL Jr, Jones DW, Materson BJ, Oparil S, Wright JT Jr, Roccella EJ; National Heart, Lung, and Blood Institute Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure and National High Blood Pressure Education Program Coordinating Committee. The Seventh Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure: the JNC 7 report. JAMA 2003; 289:2560-72.
6. World Health Organization, International Diabetes Federation. Definition and Diagnosis of Diabetes Mellitus and Intermediate Hyperglycaemia. 2006.
7. World Health Organization. Obesity: Preventing and Managing the Global Epidemic. Geneva, 2000.
8. Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III) Final Report. Circulation 2002; 106:3143-3421.
9. Lohman TG. Roche AF. Martorell R. (eds.). Anthropometric standardization reference manual. Human Kinetics. Champaign: IL. 1988.

 
Fundación de la OPS
Portal de publicaciones

Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud
525 Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, United States of America
Tel.: +1 (202) 974-3000 Fax: +1 (202) 974-3663

© Pan American Health Organization. All rights reserved.