Contaminación del aire
 
La contaminación atmosférica es el principal riesgo ambiental para la salud en las Américas (WHO, 2016a). La Organización Mundial de la Salud estimó que una de cada nueve muertes en todo el mundo es el resultado de condiciones relacionadas con la contaminación atmosférica (WHO, GBoD 2016). Los contaminantes atmosféricos más relevantes para la salud son material particulado (PM) con un diámetro de 10 micras o menos, que pueden penetrar profundamente en los pulmones e inducir la reacción de la superficie y las células de defensa. La mayoría de estos contaminantes son el producto de la quema de combustibles fósiles, pero su composición puede variar según sus fuentes. Las directrices de la OMS sobre la calidad del aire recomiendan una exposición máxima de 20 ?g/m3 para las PM10 y una exposición máxima de 10 ?g/m3 para las PM2.5 (WHO, 2005), basado en las evidencias de los efectos sobre la salud de la exposición a la contaminación del aire ambiente.
 
En las Américas, 93 000 defunciones anuales en países de ingresos bajos y medios (LMIC) y 44 000 en países de ingresos altos (HI) son atribuibles a la contaminación atmosférica, siendo las muertes por habitante 18 por 100 000 en los países LMIC y 7 por 100 000 en los países de HI (WHO, GBoD 2016).
 

Riesgos a la Salud

Los riesgos y efectos en la salud no están distribuidos equitativamente en la población. Las personas con enfermedades previas, los niños menores de cinco años y los adultos entre 50 y 75 años de edad son los más afectados. Las personas pobres y aquellas que viven en situación de vulnerabilidad, así como las mujeres y sus hijos que utilizan estufas tradicionales de biomasa para cocinar y calentarse, también corren mayor riesgo.
 
Hay efectos de la contaminación del aire sobre la salud a corto y largo plazo, siendo la exposición a largo plazo y de larga duración la más significativa para la salud pública. La mayoría de las muertes atribuibles a la contaminación atmosférica en la población general están relacionadas con las enfermedades no transmisibles. En efecto, el 36% de las muertes por cáncer de pulmón, el 35% de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD), el 34% de los accidentes cerebrovasculares y el 27% de las cardiopatías isquémicas son atribuibles a la contaminación atmosférica. Sin embargo, el mayor impacto es sobre la mortalidad infantil, ya que más de la mitad de las muertes de niños menores de 5 años por infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores (ALRI) son debidas a partículas inhaladas por la contaminación del aire interior producto del uso de combustibles sólidos (Balakrishnan  et al., 2014).
 

Fuentes de contaminación atmosférica en las Américas

Las Américas es la región más urbanizada del mundo (UN, 2013). El 79% de la población de ALC vive en pueblos y ciudades con más de 20 000 habitantes (ECLAC, 2014). Esto representa una importante demanda de energía, incluyendo la provisión de servicios, la producción y consumo de materiales y bienes, el transporte y la movilidad, todo lo cual contribuye con la contaminación del aire. El transporte de mercancías y la movilidad humana se basan principalmente en soluciones individuales, que exigen un alto consumo de energía con baja eficiencia. Además, los vertederos de la ciudad en gran parte no regulados para residuos sólidos, o la ausencia de políticas públicas para el sector, representan no sólo una fuente de emisiones de metano y sitios de reproducción de vectores, sino también grandes cantidades de partículas finas por incendios accidentales y no accidentales, con grandes aportaciones potenciales a la contaminación atmosférica en entornos urbanos. La quema de cultivos sigue siendo legal y se practica ampliamente en muchos países, lo que también puede contribuir a la mala calidad del aire. Globalmente, la energía doméstica es una fuente importante de contaminación del aire exterior. La contaminación del aire en los hogares (HAP), que proviene principalmente de cocinar en estufas tradicionales a fuego abierto, es responsable del 12% de la contaminación global por partículas finas ambientales (PM2.5) (WHO, 2016b).
 

El camino a seguir

Las políticas para reducir la contaminación del aire pueden proporcionar beneficios de salud directamente en las enfermedades relacionadas; e indirectamente por la reducción de los efectos del ozono y del carbono negro sobre el clima extremo y la producción agrícola (que afecta a la nutrición y la seguridad alimentaria). Por otro lado, cambios en la dieta, incluyendo el aumento del consumo de alimentos a base de plantas y la reducción en el consumo de carnes rojas y procesadas, tienen beneficios inmediatos para la salud, mientras que disminuyen la demanda de productos pecuarios asociados a las emisiones de metano. Las políticas y las inversiones en transporte público sostenible, como el tránsito rápido de autobuses (BRT) basado en tecnologías de emisiones más bajas, las redes de senderismo y ciclismo, también pueden tener beneficios inmediatos para la salud al promover viajes activos seguros, reducir los niveles de contaminación atmosférica y ruido y reducir el tráfico, proporcionando además reducciones sustanciales en las emisiones de CO2. Estos son ejemplos de estrategias de promoción de la salud con beneficios potenciales para la salud y el clima, con beneficios observados a nivel local (WHO, 2015).
 
Otros ejemplos de políticas que se pueden apoyar son: cambiar el parque vehicular pesado por transportes más limpios y vehículos más eficientes y menos contaminantes, que utilicen combustibles con contenido reducido de azufre; la aplicación de normas más estrictas en materia de eficiencia y de emisiones de partículas y los precursores de ozono, incluidos los óxidos de nitrógeno (NOx). Las soluciones energéticas domésticas limpias (estufas a gas o electricidad) también ofrecen una gama de beneficios, incluyendo una exposición reducida a la contaminación del aire en el hogar y al aire libre. (WHO, 2015).
 
El tema de la contaminación atmosférica ha sido objeto de debate en la Asamblea Mundial de la Salud, que aprobó una resolución (WHA 68.8)y una hoja de ruta sobre la contaminación atmosférica (A69/18).  En la resolución WHA68.8 se identificaron objetivos e indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en Salud (Objetivo 3), energía (Meta 7) y ciudades (Meta 11), y cuatro de esos indicadores ya están siendo informados en las bases de datos de la OMS.
 
Existen muchos recursos para apoyar el desarrollo de una plataforma de acción basada en el conocimiento, como la Plataforma Mundial de Calidad y Salud del Aire y la campaña Breathe-life campaign. Algunos países participan activamente en esta tarea para garantizar un aire limpio para todos. Un ejemplo de este esfuerzo es la plataforma de acción "Santiago Respira". Sin embargo, se necesita un compromiso mucho más fuerte del sector de la salud para implementar la agenda global y mitigar los riesgos que plantea la contaminación atmosférica y el cambio climático en las Américas.

El estado de las regulaciones de la calidad del aire, la gestión y el control en las Américas

Existen grandes diferencias entre los países de la Región de las Américas con respecto a la adopción de la las Directrices de Calidad del Aire (AQG) de la OMS. Los principales contaminantes atmosféricos regulados en la región son PM10, PM2.5, NO2, Ozono y SO2. PM10 está regulado en 21 países; NO2, en 20 países; Y PM2.5, en 15 países. Sólo Canadá, los Estados Unidos, Guatemala, Perú y Bolivia han adoptado la OMS-AQG o niveles más bajos para PM10 en su legislación nacional y, sólo Canadá, Estados Unidos y Guatemala para PM2.5.
 
La aplicación y el control de las regulaciones existentes también son limitadas, ya que sólo 19 de los 35 países de la Región de las Américas proporcionan información sobre las mediciones de la calidad del aire a nivel del suelo. Además, la mayoría (84%) de las ciudades con sitios de monitoreo de la calidad del aire se encuentran en países de altos ingresos. La Tabla 1 presenta el número de pueblos y ciudades con sitios de monitoreo de partículas finas (PM10 y PM2.5) en la región agrupados por nivel de ingreso. La agrupación de ingresos por países se basa en la clasificación del ingreso analítico de economías del Banco Mundial

Datos y figuras

Tabla 1 - Número total de pueblos y ciudades en la base de datos de la Contaminación del Aire Ambiental (CAA) de la OMS en 2016, por grupos de ingresos en las Américas
 

Número de poblaciones y ciudades Número de países Número total de países por región
América, LMI 102 13 24
América, HI 524 6 11
LMI = Países de Ingreso Bajo y Medio; HI = Países de altos ingresos. Fuente: WHO, 2016

En ALC, sólo 24 de las 43 ciudades con un millón o más de habitantes miden regularmente PM10 (56%) y sólo 16 miden PM2.5 (37%). La Tabla 2 muestra la distribución de las ciudades con sitios de monitoreo de partículas finas en ALC según el tamaño de la población (Riojas etal., 2016); La Tabla 3 muestra las pautas de la OMS para la Contaminación del Aire Ambiental (AQG) y la Tabla 4 muestra el cumplimiento de las AQG de la OMS para los niveles de exposición median anual de partículas finas en estas ciudades (Riojas etal., 2016).
 
 
Tabla 2 - Número de ciudades en ALC (?100.000) con sitios de monitoreo de partículas finas (PM10 y PM2.5)
Ciudades por tamaño de las población Número de ciudades  PM10  PM2.5 
?100.000 - 500.000 463 66 35
?500.000 - 1.000.000 58 14

6
?1.000.000 - 5.000.000 35 16

9
?5.000.000 - 10.000.000  5 5

5
?10.000.000 3 3 2
TOTAL 564 104 57
 
Tabla 3- Directrices de calidad del aire (AQG
            

PM10 (µg/m3)

PM2.5 (µg/m3)

 
IT- 1

70

35

15% Mayor riesgo de mortalidad a largo plazo en relación con los niveles de AQG

IT- 2

50

25

6%  Menor riesgo de mortalidad a largo plazo en relación con el Nivel 1

IT- 3

30

15

6%  Menor riesgo de mortalidad a largo plazo en relación con el Nivel 2

WHO AQG

20

10

Nivel más bajo en presentar aumento al riesgo a la salud en respuesta a la exposición a largo plazo a PM2.5

 
 
Tabla 4- Cumplimiento de AQG de la OMS para niveles de exposición medios anuales de PM en ciudades de ALC. Ciudades con 100 000 habitantes o más con sitios de monitoreo de partículas finas (PM10 y PM2.5). (Riojas etal., 2016 ).


No compliance

IT-1

IT-2

IT-3

WHO AQG

TOTAL

PM10

9

20

46

24

5

104

PM2.5

7

12

25

9

4

57

 
Al comparar el cumplimiento de las AQG de la OMS entre los países de HI y LMI en las Américas, más del 80% de las ciudades de ingresos altos (HI) evaluadas cumplen con las directrices, mientras que menos del 10% de las ciudades de ingresos medio bajos (LMI) cumplen con las directrices. La Figura 1 muestra la distribución de PM2.5 modelada, donde la concentración de contaminantes atmosféricos es claramente superior en los países LMI (WHO, GBoD 2016).
 
  
 
Figura 1: Niveles modelados de PM2.5, Región de las Américas. WHO Global air pollution Platform.