OPS pide acciones concertadas para prevenir transmisión de enfermedades de animales a humanos y anuncia acuerdos para aumentar acceso a vacunas COVID-19

6 Oct 2021
Man received COVID-19 vaccine

En la actualización semanal sobre la situación de la pandemia en las Américas, la Directora de la OPS instó a los países a prepararse para la próxima pandemia abordando las amenazas para la salud que surgen de la conexión entre los seres humanos, los animales y el medio ambiente

Washington, D.C., 6 de octubre de 2021 (OPS) -- La Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, afirmó hoy que en la última semana las infecciones por COVID-19 han disminuido en general en las Américas, pero "las tendencias locales siguen siendo preocupantes". Además, hizo un llamamiento a los países para que aceleren los esfuerzos de vacunación y tomen medidas para reforzar la vigilancia de las enfermedades que se propagan de los animales a los humanos, como los coronavirus.

La doctora Etienne también anunció que la OPS ha cerrado acuerdos adicionales con AstraZeneca, Sinopharm y Sinovac para facilitar el acceso a dosis de vacunas COVID-19 en América Latina y el Caribe. Las vacunas, que se pondrán a disposición de los países este año y en 2022, tienen la autorización de la Lista de Uso de Emergencia (EUL) de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En cuanto al riesgo que suponen las enfermedades de origen animal para las personas -o zoonóticas-, la doctora Etienne pidió a los gobiernos de la región que apliquen el enfoque de "Una salud" para detectar rápidamente los patógenos emergentes que puedan suponer un riesgo para la salud pública. "Al igual que trabajamos juntos para controlar esta pandemia, debemos considerar las formas de colaborar para evitar futuras pandemias", remarcó.

"La COVID-19 ha sido única en su escala e impacto, pero no es la primera enfermedad emergente que causa un efecto dominó en todo el mundo", añadió, citando recientes epidemias con graves impactos que fueron causadas por enfermedades que se transmiten de los animales a las personas, como el ébola, el chikungunya, la fiebre amarilla, la gripe aviar y el Zika.

"Necesitamos que los países se aseguren que los socios de los sectores animal, agrícola y medioambiental participen en la creación de sistemas de vigilancia más robusta que puedan detectar los riesgos con mayor rapidez, que den prioridad a las inversiones en I+D para los patógenos de alto riesgo y que establezcan respuestas sólidas a las pandemias que se basen en los puntos fuertes de estas diversas áreas de experiencia", enfatizó.

La doctora Etienne abogó para que, en los próximos meses, cuando los países revisen sus presupuestos de salud, se replanteen la forma de prestar la atención y participen en los esfuerzos mundiales para prevenir la próxima pandemia. “Les instamos a que se apoyen en este enfoque de ‘Una salud’ como la forma más inteligente y eficaz de protegernos de la próxima crisis", afirmó.

Al abordar la trayectoria de la COVID-19 en las Américas esta semana, la Directora de la OPS señaló que los casos han disminuido en Estados Unidos y Canadá, pero han aumentado en México.

Mientras los casos están disminuyendo en todo el Caribe, Cuba y Bermudas siguen informando altas tasas de nuevas infecciones, y en Barbados los casos aumentaron casi un 75% en la última semana.

En América Central, y aunque los casos se están reduciendo en general, en Costa Rica se siguen registrando altas tasas de hospitalización y uso de camas de cuidados intensivos. Las hospitalizaciones también han aumentado en dos tercios en Belice.

En Sudamérica, los casos están bajando en muchos países, pero se están incrementando en Chile, donde el aumento se debe principalmente a brotes en los centros urbanos. 

En la última semana, se han notificado casi 1,2 millones de casos de COVID-19 y 24.000 muertes relacionadas con esta enfermedad en las Américas.