Declaración de la OMS 
2 de septiembre de 2016

La cuarta reunión del Comité de Emergencias (CE) convocado por la Directora General en virtud del Reglamento Sanitario Internacional (2005) acerca de la microcefalia, otros trastornos neurológicos y el virus de Zika se celebró por teleconferencia el 1 de septiembre de 2016 desde las 13.15 hasta las 15.45, horario de Europa central.

Se informó al Comité sobre la aplicación de las recomendaciones temporales emitidas por la Directora General sobre el asesoramiento de las tres reuniones anteriores del CE. Se presentó al Comité información actualizada sobre la situación durante y tras los Juegos Olímpicos celebrados en el Brasil, las últimas novedades sobre la propagación geográfica, la evolución y la epidemiología del virus de Zika, la microcefalia y otras complicaciones neonatales relacionadas con dicho virus, el síndrome de Guillain-Barré (SGB) y el estado actual de los conocimientos sobre la transmisión sexual del virus de Zika.

Los Estados Partes que se enumeran a continuación facilitaron información sobre la microcefalia, el SGB y otros trastornos neurológicos que ocurren en presencia de la transmisión del virus de Zika, así como las medidas de control aplicadas: el Brasil, los Estados Unidos de América y Singapur.

El Comité felicitó al Brasil por la satisfactoria aplicación de medidas de salud pública adecuadas durante los Juegos Olímpicos. Hasta la fecha, no se ha confirmado ningún caso de enfermedad por el virus de Zika entre los asistentes, ni durante los Juegos ni al regresar a sus países. La ausencia de casos avala las conclusiones de la evaluación de riesgos sobre los Juegos Olímpicos realizada durante la tercera reunión del Comité de Emergencias.

Tras examinar la información presentada, el Comité acordó que, debido a la continua expansión geográfica del virus y las considerables lagunas en los conocimientos sobre este y sus consecuencias, la infección por el virus de Zika y las malformaciones congénitas que provoca y otros trastornos neurológicos conexos siguen siendo una emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII).

El Comité reiteró el asesoramiento que ya había dado a la Directora General en sus reuniones anteriores con respecto a las investigaciones de salud pública sobre la microcefalia, otros trastornos neurológicos y el virus de Zika, la vigilancia, el control antivectorial, las comunicaciones de riesgos, la atención clínica, las medidas relativas a los viajes, y las investigaciones y desarrollo de productos para vacunas, tratamientos y pruebas de laboratorio. El Comité tomó nota de que todas las actividades derivadas de este asesoramiento siguen vigentes y se están aplicando. El Comité reafirmó también su asesoramiento anterior, a saber, que no debería haber restricciones generales a los viajes ni al comercio con los países, zonas y/o territorios con transmisión de virus de Zika, lo que incluye las ciudades brasileñas que acogerán los Juegos Paralímpicos.

Es más, tras reconocer que los efectos del virus de Zika constituyen una preocupación a largo plazo, el Comité recomendó a la Directora General que considerara la posibilidad de poner en marcha en la Organización Mundial de la Salud una infraestructura apropiada y un plan de respuesta que permita la coordinación y rendición de cuentas a largo plazo para garantizar una respuesta eficaz.

El Comité hizo hincapié en la necesidad de disponer de conocimientos científicos más sólidos sobre la epidemiología del virus de Zika, los aspectos clínicos de la enfermedad y la prevención con la recomendación de nuevas líneas de investigación, y volvió a destacar varias líneas de investigación previamente iniciadas, con objeto de:

  • comprender mejor los diferentes linajes víricos, en particular su reactividad e inmunidad cruzadas, así como sus implicaciones clínicas
  • evaluar los posibles factores coadyuvantes o de riesgo que puedan repercutir en la gravedad de la enfermedad
  • entender mejor la evolución de la enfermedad en los niños con infección congénita, las mujeres embarazadas y otros niños y adultos
  • determinar la duración y ubicación de la persistencia vírica en los seres humanos, y su repercusión en la transmisibilidad
  • establecer mejor el riesgo de infección y los modos de transmisión
  • evaluar la utilidad de herramientas eficaces de lucha antivectorial y su viabilidad operacional
  • continuar el desarrollo de medidas de prevención seguras y eficaces (por ejemplo, vacunas)

Tras reconocer los efectos que la enfermedad por el virus de Zika y sus consecuencias tendrán en sistemas de salud débiles, el Comité recomendó también que la OMS proporcionara orientaciones pertinentes sobre la vigilancia y gestión efectivas de la enfermedad por el virus de Zika en países muy vulnerables y con escasa capacidad.

Con arreglo a este asesoramiento, la Directora General declaró que se mantenga la emergencia de salud pública de importancia internacional (ESPII). Volvió a emitir las recomendaciones temporales de la segunda y tercera reuniones del Comité, refrendó el asesoramiento adicional de la cuarta reunión del Comité, y las publicó como recomendaciones temporales en virtud del RSI (2005). La Directora General dio las gracias a los miembros del Comité y a los asesores por sus consejos. El Comité volverá a reunirse dentro de tres meses