migrant family 1200x752
migrantes riels de ferrocarril

La migración ha sido parte de la experiencia de los países en la Región de las Américas durante distintos momentos a lo largo de su historia, ya sea como países de origen, tránsito o destino.

Los conflictos sociales y políticos, la inseguridad alimentaria, los desastres naturales, el cambio climático, la degradación ambiental, los problemas económicos, la violencia, otros factores adversos y problemas estructurales han impedido que las personas construyan medios de subsistencia saludables y sostenibles, y les ha obligado a buscar mejores condiciones de vida en otros sitios para ellas y sus familias. Estos factores adversos y problemas estructurales han dado lugar a dinámicas sobre migración que han evolucionado dentro de la Región.



Medidas recomendadas con respecto a la migración y salud en las Américas

Línea de acción estratégica 1 – Fortalecer la vigilancia sanitaria, la gestión de la información, y el monitoreo

Surveillance

Esta línea de acción se enfoca en asegurarse que los sistemas nacionales de vigilancia sanitaria integren consideraciones ya sea para las poblaciones de acogida y las migrantes. Busca asegurarse que se genere información y datos desagregados a nivel regional y de país (nacional y subnacional), y que estén disponibles registros adecuados, estandarizados y comparables sobre la salud de los migrantes con el fin de apoyar a los tomadores de decisiones y formuladores de políticas para desarrollar políticas, planes e intervenciones basados en evidencias. Esto sobre todo apoyará la capacidad de adaptación de los sistemas de salud de los países de destino y guiará las intervenciones de salud para satisfacer las necesidades específicas de salud de los migrantes.

  • Establecer y/o fortalecer alertas y respuestas tempranas para apoyar la identificación de los riesgos de salud y guiar intervenciones de prevención y control.
  • Fortalecer la vigilancia sanitaria nacional y descentralizada y los sistemas de información para reflejar de mejor manera el estatus y necesidades sanitarias de las poblaciones migrantes, incluido el desarrollo de sistemas de vigilancia centinela según sea necesario, y la recopilación de datos desagregados, tales como los comportamientos a favor de la salud y el acceso y uso de los servicios de atención médica.
  • Fortalecer la vigilancia epidemiológica, la gestión de la información y las capacidades de presentación de informes de los países de acogida dentro del marco del RSI.
  • Desarrollar y compartir perfiles completos sobre el estatus de salud de las poblaciones migrantes clave, incluida la identificación de factores de riesgo, con el fin de apoyar la capacidad de adaptación de los sistemas de salud de los países de acogida y guiar intervenciones de salud equitativas para satisfacer las necesidades de salud específicas de los migrantes.
  • Promover la portabilidad de los datos sanitarios de conformidad con las leyes nacionales, para garantizar de que estén disponibles los datos sanitarios de una persona para su uso en los distintos países, según sea necesario.

Línea de acción estratégica 2 – Mejorar el acceso a los servicios de salud para la población migrante y la de acogida

vaccination child migrant

Esta línea de acción se enfoca en aumentar el acceso equitativo a servicios de salud que sean completos, oportunos y de calidad, incluido a las poblaciones migrantes, sin discriminación y enfocados en las personas y comunidades. Es importante determinar las barreras específicas al acceso y definir las intervenciones específicas, por ejemplo, facilitar apoyo lingüístico, intercultural y financiero con el fin de mejorar el acceso a los servicios de salud para las poblaciones migrantes y de acogida. Los mecanismos existentes deben fortalecerse para incrementar la capacidad de servicios de salud en zonas con una alta afluencia de poblaciones migrantes. Los servicios deben cubrir el espectro de la atención, e incluir la promoción, tratamiento, rehabilitación y paliación en base a las necesidades determinadas de salud.

En términos generales, los migrantes no suponen una amenaza de seguridad sanitaria sobre las comunidades de acogidaxxiv. Un instrumento efectivo de salud pública puede ser los exámenes iniciales —sin limitarse a enfermedades infecciosas—sin embargo, éstos no deben discriminar ni estigmatizar, y deben llevarse a cabo para el beneficio de las personas y el público; deben estar enlazados al acceso de tratamiento, atención y apoyo. Es poco probable que sea necesario si los sistemas de salud son sólidos y competentes.

  • Identificar las necesidades de salud de los migrantes y las brechas de los sistemas de salud con el fin de responder ante estas necesidades, incluidas las brechas específicas y comunes relacionadas al acceso y cobertura en comunidades en zonas fronterizas.
  • Incluir las necesidades de salud dentro de los planes, políticas, y programas del país que se relacionen a la migración, al mismo tiempo que se promueva la participación del Ministerio de Salud en sus procesos de desarrollo.
  • Desarrollar planes de contingencia y asegurarse de que las poblaciones afectadas por las emergencias tengan acceso a un paquete esencial de servicios de salud.
  • Ampliar las intervenciones de prevención y control, incluidas las respuestas a corto y largo plazo para la gestión de las enfermedades transmisibles y no transmisibles, de salud mental, factores de riesgo, reconociendo la importancia de intervenciones integradas con base en las distintas necesidades de los migrantes, tomando en cuenta factores determinantes clave de salud, tales como edad, género, educación, sensibilidad cultural, y naturaleza del trauma.
  • Desarrollar protocolos y establecer medidas para garantizar el monitoreo y disposición de atención médica de carácter sexual, reproductivo y materno-infantil, así como también atención especializada para los sobrevivientes de traumas y violencia.
  • Implementar estrategias dentro de los planes nacionales de inmunización para aumentar la cobertura de vacunas para las poblaciones de difícil acceso, incluidas las comunidades migrantes.
  • Brindar los recursos adecuados para mejorar la continuidad y calidad de la atención, y garantizar que los servicios de salud sean accesibles e inclusivos para todos, incluidas las poblaciones con discapacidades mentales, físicas y sensoriales.
  • Brindar acceso a servicios de salud completos y de alta calidad de forma continua y a largo plazo, si se requiere, que sean apoyados por procesos de referencia y una Red Integrada de Servicios de Salud (RISS), con un enfoque inclusivo que integre las necesidades de salud de las poblaciones migrantes (incluidos los proveedores de atención médica relevantes, ONG y organizaciones de sociedad civil).
  • Brindar capacitación a la fuerza laboral de salud para desarrollar equipos interprofesionales en el primer nivel de atención con competencias combinadas en atención completa y enfoques de salud interculturales y de determinantes sociales. La capacitación sobre equidad de salud y los enfoques basados en los derechos humanos son elementos clave para los profesionales de la salud y los actores no relacionados a la salud.
  • Si es posible, incluir trabajadores calificados en salud de migrantes en el diseño, implementación y evaluación de servicios de salud y programas educativos que tengan en cuenta las necesidades de los migrantes.
  • Garantizar las capacidades centrales para la implementación nacional e internacional del Reglamento Sanitario Internacional (2005).
  • Poner a disposición de los migrantes informaciones sobre servicios de atención médica que prestan todos los actores relevantes a niveles nacionales y locales (incluidas ONG y organizaciones de sociedad civil), para evitar esfuerzos de duplicación.

Línea de acción estratégica 3 – Mejorar la comunicación e intercambio de información con el fin de contrarrestar la xenofobia, el estigma y la discriminación

Familia diversidad

Esta línea de acción se enfoca en la disposición de información precisa y la disipación de miedos y percepciones equivocadas que existen entre las poblaciones migrantes y de acogida sobre los impactos sanitarios de la migración y el desplazamiento en las poblaciones móviles, y los impactos en la salud de las comunidades locales y los sistemas de salud. También busca desarrollar una cultura de inclusión, solidaridad y diversidad a través de la promoción e intercambio de información (incluida la información epidemiológica), protocolos, materiales y estrategias de comunicación, planes nacionales, e instrumentos relevantes de políticas entre los Estados Miembros.

  • Recopilar e intercambiar información relevante sobre la salud de los migrantes, especialmente entre los países vecinos donde existe una movilización humana entre las fronteras, con el fin de fomentar acciones de salud colaborativas y dirigidas.
  • Compartir experiencias positivas, buenas prácticas, instrumentos de políticas, herramientas exitosas y lecciones aprendidas en la promoción y protección de la salud de los migrantes entre los países, agencias y otros actores relevantes involucrados, con el fin de apoyar al aprendizaje, la adaptación transregional y la reproducción de intervenciones exitosas en otros países de la Región, o incluso fuera de la misma.
  • Desarrollar materiales con sensibilidad de género y cultural para campañas de sensibilización que informen a los migrantes y comunidades de acogida sobre los derechos de los migrantes (incluso su derecho a la salud), al mismo tiempo que se disipe las percepciones negativas que se tiene sobre estas poblaciones.
  • Llevar a cabo capacitaciones sobre sensibilización/concientización en conjunto con los proveedores de atención médica y demás funcionarios de gobierno sobre las necesidades de salud de los migrantes y los servicios que se encuentran disponibles para referencias adecuadas, tomando en cuenta las diferencias culturales.
  • Elaborar informes periódicos de progreso y perfiles de país con el fin de monitorear los aspectos relacionados a la salud del desplazamiento de personas, la distribución del riesgo de enfermedades y la reducción de riesgos, en el contexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
  • Desarrollar marcos legales y sujetos a contextos nacionales, enfoques transfronterizos y bases de datos para compartir información sobre los riesgos de salud en los países de origen, de tránsito y destino, así como registros sanitarios portátiles y tarjetas sanitarias, incluida la posibilidad de una tarjeta sanitaria para los grupos poblacionales en movimiento, de ese modo se promueve el espectro de la atención.

Línea de acción estratégica 4 – Fortalecer las alianzas, las redes y los marcos multipaís con el fin de comprender el estatus y promover y proteger la salud de los migrantes

health services

Esta línea de acción busca asegurar que se aborde los determinantes que afectan la salud de los migrantes mediante acciones conjuntas y respuestas coherentes a políticas de salud pública multisectoriales, incluidos los impactos diferenciados entre las mujeres, niñas, niños y comunidades indígenas y afrodescendientes. Promueve la sinergia y eficiencia mediante alianzas y la coordinación intersectorial, interpaís e interagencial y mecanismos de colaboración, incluidos aquellos con las agencias dentro del Sistema de Naciones Unidas, tales como OPS, OIM, ACNUR y ONU Mujeres.

  • Fomentar la colaboración intersectorial, con la inclusión de los sectores de educación, bienestar social, entre otros, con el fin de facilitar la planificación de las intervenciones de respuesta y la asignación de recursos mediante una visión integral a corto, mediano y largo plazo.
  • Mejorar los diálogos y la cooperación multipaís, con el fin de que no solo identifiquen intereses en común, sino que también se creen protocolos en común y sistemas de tratamiento, evitar la duplicación de esfuerzos, y garantizar un uso más efectivo de los recursos.
  • Establecer o reactivar sociedades y alianzas interpaís para fortalecer los esfuerzos en curso para abordar asuntos transfronterizos de salud relacionados a la migración. Dichos convenios también podrían fomentar la cooperación multisectorial entre fronteras, con una mayor participación por parte de los sectores de salud y educación.
  • Desarrollar mecanismos de coordinación binacional y planes de acción para abordar los desafíos comunes relacionados a la crisis migratoria de una manera más efectiva.
  • Participar en una evaluación de las necesidades regionales y en esfuerzos de priorización con el fin de facilitar la planificación de las intervenciones de respuesta y la asignación de recursos mediante una visión integral a corto, mediano y largo plazo.
  • Identificar soluciones y mecanismos de financiamiento para la movilización de recursos para la salud, con el objetivo de apoyar las crecientes demandas de atención médica de los países relacionadas a la migración internacional en gran escala.

Línea de acción estratégica 5 – Adaptar las políticas, programas y marcos legales con el fin de promover y proteger la salud y bienestar de los migrantes

governing bodies 1024 506

Esta línea de acción apunta a la incorporación de la salud de los migrantes en las agendas nacionales, promueve políticas que tengan en cuenta a los migrantes y su protección legal y social, además de la salud y bienestar de las mujeres, niños y adolescentes que viven en entornos migratorios. Debido a que el género y el origen étnico pueden influir sobre los motivos para migrar, así como también las redes sociales que usan los migrantes para movilizarse en los países de acogida, existe una necesidad de garantizar enfoques de igualdad en los programas y políticas nacionales, incluido el empoderamiento de las mujeres y niñas migrantes y la igualdad de género.

También promueve la inclusión de la salud de los migrantes en las políticas y programas locales y nacionales, así como también el desarrollo o modificación de los marcos legales para abordar los derechos del migrante al más alto nivel posible de salud mental y física, de conformidad con las obligaciones en materia de derechos humanos, los instrumentos internacionales y regionales relevantes, y trabaja para reducir o eliminar barreras físicas, financieras, de información y discriminación a la hora de conseguir acceso a servicios de atención médica, en sinergia con los socios de la OMS, incluidos actores no estatales.

  • Fortalecer y ampliar las intervenciones para garantizar la promoción, respeto y cumplimiento efectivo de los derechos humanos de los migrantes, a la vez que se defiendan sus derechos a la salud y los principios de no discriminación.
  • Aplicar un enfoque sensible al género, intercultural y basado en los derechos a la preparación y revisión de las políticas de salud nacionales, las estrategias y planes a nivel nacional o subnacional con el objetivo de proteger el derecho a la salud y responder ante las necesidades de salud de los migrantes.
  • Abordar los procesos discriminatorios, las barreras que afectan a los migrantes y apoyar las modificaciones de marcos legales que garanticen la promoción, el respeto y el cumplimiento efectivo de los derechos humanos de los migrantes, a la vez que se defiendan sus derechos a la salud y los principios de no discriminación.
  • Desarrollar políticas y acciones de protección social para abordar las desigualdades de salud y barreras para tener acceso a estos servicios durante el proceso de migración.
  • Generar pruebas del impacto sobre los sistemas de salud en caso de que no se satisficieran las necesidades de los migrantes, así como desarrollar intervenciones dirigidas para reducir los riesgos de salud y las desigualdades de salud entre los migrantes.
  • Participar en el establecimiento de una agenda de investigación sobre la migración, la movilidad y la salud.