La Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud está brindando ayuda en la respuesta a la emergencia y en la gestión de recursos, tras las inundaciones  que entre el 23 y 25 de diciembre afectaron a las islas de Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Dominica y Granada y dejaron a cientos de personas desplazadas de sus hogares.  

Al menos quince personas fallecieron (seis en Santa Lucía y nueve en San Vicente y las Granadinas), cinco personas están desaparecidas y cientos de personas han sido refugiadas en albergues. Se han reportado daños en algunos centros de salud (que incluyen la pérdida de suministros y equipo médico), permaneciendo inoperables o con su capacidad de operación reducida significativamente.

El restablecimiento de los servicios de salud y la atención médica de emergencia en las zonas afectadas es una prioridad. El acceso al agua potable es también una de las principales preocupaciones, así como reforzar la vigilancia epidemiológica y las medidas de control de vectores, y brindar apoyo psico-social a la población afectada.

En situaciones de emergencia o desastre causadas por fenómenos meteorológicos son habituales los cambios en las condiciones ambientales y, a menudo, aumentan los riesgos para la salud pública, sobre todo en aquellos lugares donde es necesario albergar a la población afectada.

Es importante tomar medidas para la identificación oportuna de los factores de riesgo y tomar decisiones inmediatas para garantizar la salud de la población con medidas de protección y promoción de la salud en estas situaciones con el fin de evitar enfermedades transmitidas por el agua y por vectores.

Con base en patrones climatológicos recientes y el cambio climático, es muy probable que ocurran eventos similares en el futuro. Por lo tanto, es necesario poner en práctica medidas de mitigación que incluyan la reubicación de los suministros médicos a lugares más seguros.

Un grupo de expertos del Equipo de Respuesta Regional de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) trabaja en San Vicente y las Granadinas para apoyar al Ministerio de Salud en la evaluación de necesidades, salud mental, agua y saneamiento y evaluación sanitaria no estructural e ingeniería estructural, entre otros.

El Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO) ha otorgado 200,000 Euros a la OPS/OMS para restablecer los servicios de salud y reducir el impacto del desastre en la salud pública.

El Gobierno de Reino Unido entregó EC$ 1 millón (dólares del Caribe Oriental), que equivale aproximadamente a 228 mil libras esterlinas para Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas, dos de las islas más afectadas por las intensas lluvias, que será gestionado por la OPS/OMS. Esta ayuda financiera se destinará a medicamentos e insumos esenciales, así como a equipamientos para agua y saneamiento, para mitigar el impacto que las lluvias tuvieron sobre los sistemas de salud y para enfrentar el riesgo de que se propaguen enfermedades transmitidas por el agua y vectores.

La OPS/OMS también ofrece varias guías y documentos técnicos con recomendaciones útiles para realizar la evaluación de daños y necesidades, así como para orientar a los equipos de respuesta movilizados:

Información actualizada: