Datos clave

  • Cuatro países en las Américas son considerados endémicos a la esquistosomiasis: Brasil, Venezuela, Surinam y Santa Lucía.
  • Aproximadamente 25 millones de personas están en riesgo de contraer la infección y se calcula que casi 1,6 millones de niños en edad escolar necesitan medicación preventiva (en focos en el noreste de Brasil y  áreas centrales de Venezuela).
  • En Surinam y Santa Lucía, la transmisión es actualmente muy baja y la interrupción de la transmisión es factible en un futuro muy cercano.

¿Qué es la esquistosomiasis?

La esquistosomiasis es una infección parasitaria crónica causada por gusanos pequeños. En las Américas, la especie parasitaria que causa esquistosomiasis se llama Schistosoma mansoni.

El principal factor de riesgo para infectarse es la exposición, por actividades domésticas, laborales o recreacionales, al agua dulce contaminada por el parásito. Para que sea posible la transmisión, el agua debe estar contaminada con heces infectadas y debe estar presente una especie de caracol de agua dulce del genero Biomphalaria, que es el huésped intermediario del parásito. Los niños, adolescentes y adultos con alta exposición a aguas contaminadas son las poblaciones con mayor riesgo.

La esquitosomiasis en la región de las Américas se manifiesta únicamente  con síntomas intestinales pudiéndose presentar  dolor abdominal, diarrea y sangre en las heces. Una infección crónica prolongada puede resultar en anemia, fibrosis de las venas intestinales y del hígado, agrandamiento del bazo y, en casos graves, puede traer complicaciones neurológicas  y hasta la muerte. Cada año se reportan muertes por esquistosomiasis tanto en niños como en adultos.

Los principales factores de riesgo para la infección con S. mansoni están asociados con condiciones de vida en extrema pobreza y sin acceso a instalaciones mejoradas de saneamiento básico y agua potable.

La prevención de esta enfermedad se realiza a través de medicamentos antiparasitarios administrados de manera masiva a  poblaciones que residen en áreas de alto riesgo, mejoras en el acceso a agua segura y saneamiento, educación en hábitos  higiénicos y control de caracoles.

Respuesta de la OPS/OMS

  • En 2012, los países miembros de la OMS aprobaron la meta de eliminar la transmisión de la esquistosomiasis. (WHA 65.21).
  • La OPS/OMS colabora con los países endémicos para obtener donación de medicamentos y pruebas diagnósticas necesarias para lograr interrumpir la transmisión y eliminación de la esquistosomiasis.
  • La OPS/OMS brinda cooperación técnica en la vigilancia, prevención y control de la enfermedad y apoya a los países en el proceso de verificación de la eliminación de la transmisión.

Actualizado: septiembre 2017